Cinco estrategias para evitar facturas médicas inesperadas

0
163

Casi todo el mundo quiere ahorrar más dinero, incluso cuando se trata de pagar por la atención médica. Para ayudar a fomentar esto, varias regulaciones federales recientes han promovido un mayor enfoque en la transparencia de costos médicos, tanto por parte de los hospitales como de los planes de seguro de salud.

Por ejemplo, el No Surprises Act está diseñado para ayudar a reducir la probabilidad de que las personas reciban una factura médica inesperadamente grande en ciertas situaciones de emergencia o sorpresa, algo que más de la mitad de los estadounidenses han experimentado. Otras regulaciones recientes requieren que los hospitales publiquen los precios en línea, mientras que los seguros de salud han sido obligadas a hacer lo mismo.

Si bien estos esfuerzos ofrecen importantes protecciones para las personas y demuestran que existe la variación en los precios de la atención médica, hay varias otras maneras de ayudar a evitar una factura médica inesperada. Aquí tiene cinco estrategias a considerar:

Compare precios basándose en la calidad y el costo. A partir del 1 de julio, los planes de salud están obligados a revelar públicamente las tarifas contratadas con los proveedores y centros de atención médica. Sin embargo, este es solo un primer paso en el proceso, con los requisitos para una divulgación más favorable para el consumidor programados para comenzar en el 2023. Afortunadamente, algunos planes de salud ya ofrecen recursos de transparencia en línea con información de calidad y costos, a través de una aplicación móvil o servicio al cliente. Antes de programar una cita médica, consulte con su plan de salud para revisar información sobre calidad y costos, idealmente con estimaciones basadas en las tarifas contratadas reales y personalizadas según su plan individual. Otras estrategias que puede considerar incluyen revisar los recursos de transparencia disponibles públicamente, preguntar a su médico o al personal de apoyo cuánto costará el servicio, o llamar a otros proveedores de atención médica locales para preguntar sobre los precios.

Manténgase dentro de la red. Recibir atención de un proveedor o centro de salud fuera de la red puede resultar en un cargo sorpresa, con el costo total de este tipo de atención excediendo los $40 mil millones para los estadounidenses cada año. Si bien el No Surprises Act ayuda a reducir la posibilidad de que se quede con una gran factura si un proveedor fuera de la red está involucrado en su atención de salud, es importante comenzar siempre con los profesionales de la salud dentro de la red y los centros de atención no de emergencia. Esto incluye cuando es referido por un médico de atención primaria a laboratorios para análisis de sangre, imágenes (por ejemplo, IRM) y otros exámenes. Una señal de alerta es si un proveedor de atención fuera de la red pide ser pagado por completo antes de prestar los servicios, ya que esto debe evitarse. Para ayudar a reducir el riesgo de cargos sorpresa, algunos planes de salud están contactando proactivamente a los miembros antes de que salgan de la red, enviando un mensaje de texto o un correo electrónico o llamando para notificarles sobre opciones más asequibles dentro de la red.

Reconozca los riesgos restantes. Incluso realizando una investigación inicial, hay que tener en cuenta que aún existen algunos riesgos potenciales. Muchos planes de salud cubren servicios preventivos, como visitas de bienestar, mamografías o colonoscopias. Sin embargo, algunos exámenes avanzados pueden no ser considerados servicios preventivos y pueden resultar en un costo de bolsillo. Para ayudar a evitar esto, confirme con su plan de salud que los servicios o pruebas estén cubiertos por sus beneficios. Si es necesario, también puede trabajar con su proveedor de atención médica para completar un formulario de preautorización por adelantado, y consultar con su plan de salud para determinar el estado de la solicitud. Por separado, los servicios de ambulancia terrestre no se incluyeron como parte del No Surprises Act, lo que significa que estos viajes podrían resultar en un cargo fuera de la red. Si bien es importante buscar atención médica inmediata durante una emergencia, tenga en cuenta que algunos proveedores de ambulancias podrían no estar dentro de la red de su plan de salud.

Negocie facturas sorpresa. En el caso de que reciba una factura sorpresa, hay varios pasos a seguir. En primer lugar, hable con el personal de apoyo en el hospital o el consultorio del médico para solicitar que el cargo sea eximido o reducido. Si es necesario, algunos planes de salud ofrecen acceso a apoyo de resolución para ayudar a negociar en nombre de los miembros con hospitales y proveedores de atención. Si recibe una factura sorpresa de un proveedor de atención médica fuera de la red, llame al número en la parte posterior de su tarjeta de seguro para alertar a su plan de salud y verificar la asistencia.

Considere planes con precios por adelantado. Otra manera de ayudar a ahorrar en costos de atención médica – y reducir el riesgo de una factura sorpresa – es inscribirse en un plan de salud que ofrezca precios por adelantado. En lugar de recibir atención médica y luego esperar que la factura llegue semanas o meses después, algunos nuevos planes de salud permiten a los miembros revisar – y pagar – los gastos de bolsillo antes de recibir atención médica. El objetivo es hacer que la navegación por el sistema de salud sea más simple y transparente, en parte mediante la eliminación de los deducibles y el uso de precios claros para alentar a las personas a seleccionar proveedores de atención médica y centros de salud rentables y de calidad.

Ya que hay mayor sensibilidad a los costos debido al aumento de la inflación y otros factores, considerar estas estrategias puede ayudar a contribuir a su bienestar físico y financiero, y reducir el riesgo de una factura médica sorpresa.

 

Dejar respuesta