Soñando con viajes después de Covid-19: Aventuras en Australia

0
529

Con esperanzas de vacunas y medicinas contra el coronavirus en el horizonte, algunos viajeros han comenzado a soñar con viajes futuros. Yo así lo estoy haciendo –en mi caso con la exótica Australia. Llegar a Australia y explorar el continente por mar es una manera muy adecuada y placentera: se ven sus ciudades y sus panoramas marinos. Mi esposo Humberto y yo hemos venido por avión dos veces y en cruceros en seis ocasiones –la más reciente este invierno.

La mayoría de los cruceros que llegan al continente-isla, como a veces se le llama a Australia, se pasan una semana o más en sus aguas, navegando por  el Arrecife Gran Barrera y su bello Estrecho Torres, con sus aguas de azul celeste, y haciendo escalas en varios puertos incluyendo una de dos días en Sydney.

Una de nuestras escalas favoritas es siempre Sydney, uno de los puertos más escénicos del mundo, con sus vistas de clase mundial de la Casa de la Opera y el Puente del Puerto, sobre cuyo cielo cada 31 de diciembre se le da la bienvenida al año nuevo con espectacular despliegue de fuegos artificiales. La mayoría de los pasajeros de cruceros se dan cita en cubierta para la entrada al puerto para ver sus modernos rascacielos y panoramas marinos con trasbordadores y veleros. Para seguir disfrutando del puerto y llegar a varias atracciones, nosotros tomamos los botes turísticos y trasbordadores de Captain Cook’s con paradas en puntos como Circular Quay, cerca de la Casa de la Opera de Sydney y el Puente del Puerto de Sydney.

La Casa de la Opera de Sydney con su arquitectura tan singular que la ha convertido en un ícono de Australia es uno de los edificios más distintivos del Siglo XX, y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Presenta unos 2,500 eventos anualmente. Diseñada por el arquitecto danés Jorn Utzon, tiene 10 techos que parecen velas de veleros. Cuenta con varios salones para conciertos, ópera, ballet, teatro y más. Se inauguró en el 1973 por la Reina Isabel II. Se ofrecen paseos guíados por el interior y muchos barcos ofrecen boletos y transporte para ver una ópera y disfrutar de su excelente acústica. Ver la Casa de la Opera y el puerto de noche es sencillamente espectacular –con gran abundancia de luces y alumbramiento especial.

Otra vista magnífica es la del Puente del Puerto, inaugurado en el 1932 –su arco superior está a 429.6 pies sobre el mar. La gente local le llama humorosamente “el perchero.” Viajeros intrépidos lo pueden escalar por medio de un tur –hay cientos de escalones y hay que ponerse ropa especial suministrada y pasar un test de alcoholemia antes de subir. “Es algo que nunca olvidaremos,” dijo Veronica Burchard, una visitante de Boston que escaló el puente con sus dos hijos adolescentes. “Las vistas desde el tope son fabulosas.”

Visitas interesantes incluyen el zoológico Wild Life Sydney Zoo con todo tipo de animales australianos incluyendo fascinantes ornitorrincos; el acuario Sea Life Sydney Aquarium con vida marina incluyendo pingüinos.

El museo de cera de Madame Tussauds donde uno puede posar para fotos con figuras de cera con mucho realismo de la Reina Isabel, Spiderman, Einstein y otros. Estas tres atracciones están en Darling Harbor que es una parada de los botes de Captain Cook’s.

Otra parada de los botes turísticos es Taronga Park Zoo, un zoológico con excelente colección de animales australianos e internacionales.

Otros imperdibles de Sydney incluyen el Sydney Tower, la estructura más alta de la ciudad con 1,014 pies de altura y apariencia de ciencia-ficción; el Royal Botanical Garden con plantas exóticas, experiencias de la cultura de los aborígenes, y paseos guíados; The Rocks, el sitio de fundación de la ciudad con museos y galerías, cafés y tiendas; y las lindas playas de Bondi y Manly.

Estas experiencias en Sydney, se complementan maravillosamente con una visita al Billabong Sanctuary cerca del Puerto de Townsville en North Queensland, una escala frecuente en Australia de muchos barcos. El Billabong Sanctuary, es un parque de 26 acres con la fabulosa fauna Australiana, presentaciones de espectáculos con animales y actividades. Está ubicado en Nome, a 11 millas al sur de Townsville.

 

La Experiencia con un Koala es una atracción popular pues Queensland, donde se encuentra el Billabong Sanctuary es uno de pocos lugares en Australia donde es legal acariciar a un koala (en New South Wales donde se encuentra Sydney, por ejemplo, es ilegal). Y la experiencia de cargar a una de estas adorables criaturas es memorable ¡y naturalmente, todo el mundo se saca fotos!

Otra opción mientras se está en Townsville para los que quieran acariciar a un koala (¿quién no lo querría hacer?) es el parque Bungalow Bay Koala Park en Magnetic Island. Aquí empleados del parque, que son residentes de la isla, llevan a los visitantes en paseos para codearse con la fauna australiana –¡y se puede acariciar a un koala y hasta cargar a un lagarto, cocodrilo bebé y un pitón, si uno se atreve!

Informes: Visite www.australia.com.