Puerto Rico: Crisis en el Partido Popular

El escándalo es más escabroso para Héctor Ferrer Ríos porque es el actual presidente del PPD

0
1275

(San Juan, PR) La Junta de Gobierno del Partido Popular Democrático (PPD) se reunirá el 20 de agosto para dilucidar la controversia que ha causado la relación entre Héctor Ferrer Ríos y Roberto Prats Palerm con la firma de relaciones públicas DCI Group durante la gobernanza de Alejandro García Padilla. A esta polémica se le suma la preparación por ambos de un documento para ser distribuido en Washington donde se sustituyó la Monoestrellada y la imagen de San Felipe del Morro por la bandera y el Morro de Cuba.

El asunto es complejo porque implica que mientras García Padilla y el PPD intentaban que el Congreso le otorgara a Puerto Rico el derecho de acogerse a una quiebra, Ferrer Ríos y Prats Palerm trabajaban con la firma encargada de la campaña publicitaria que se oponía a las gestiones gubernamentales.  La negativa del Congreso a la quiebra de Puerto Rico fue lo que obligó al gobierno a aceptar la Ley PROMESA.

Ambos líderes populares y aspirantes a la nominación para la gobernación por su partido han aceptado que llevaron a cabo trabajos legales para la firma, pero aseguran que en el momento actual no tienen vínculos con ella. En el caso de Prats éste aceptó que además de asuntos legales coordinó reuniones para la firma.

El escándalo es más escabroso para Ferrer Ríos porque es el actual presidente del PPD.

“Nos traicionaron”, alega Sofía Rodríguez de Sabana Grande.  “¿Cómo pueden pretender aspirar a la gobernación cuando han trabajado para los enemigos del pueblo de Puerto Rico? Son unos pancistas”.

“Están comprados por los buitres que nos quieren despojar de lo poco que nos queda”, expuso emocionada María Méndez de Juana Díaz. “No son de fiar. Han demostrado que su bolsillo es más importante que el bienestar de todos”.

El comentarista radial Luis Francisco Ojeda catalogó a ambos líderes como “penepés haciéndose pasar por populares”. Los penepés son los militantes del Partido Nuevo Progresista (PNP) que aboga por la integración de la Isla como un estado de la Unión. El comentario está relacionado a la oposición del entonces candidato Ricardo Rosselló Nevares a la quiebra de Puerto Rico, acción que solicitó luego de haber obtenido la gobernación en el 2016.

Grupos de presión dentro y fuera del PPD están presionando a ambos líderes para que retiren sus aspiraciones a la gobernación. Hojas sueltas solicitando la renuncia de Ferrer a la presidencia del PPD han sido distribuidas alegadamente por grupos asociados al PNP.

Rosselló Nevares, que ha estado bajo fuego por sus políticas erráticas y mala administración, y otros líderes anexionistas tampoco han dejado pasar la oportunidad para criticar a Ferrer y a Pratts por su relación con DCI Group.

“Los populares daban por segura una victoria en el 2020, pero la controversia creada por Ferrer y Prats le dieron municiones a la administración de Rosselló para atacar las verdaderas motivaciones del PPD y su liderazgo. La asociación de ambos con los fondos buitres los descalifican moralmente para gobernar a la Isla”, opina José Santana de Ponce.

Lamentablemente el propio Partido Popular se está dando la estocada final entre ellos mismo”, atesta Annette Miranda Lamberty de Trujillo Alto.

El representante Manuel Natal Albelo, el senador Eduardo Bathia y el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá son algunos de los líderes populares que le han exigido a Ferrer y a Prats que renuncien a sus cargos dentro del Partido Popular Democrático (PPD).

«Yo creo que además de la convocatoria a la reunión de la Junta, los compañeros deberían poner sus posiciones a disposición del pueblo popular y permitir que sea el pueblo popular que decida si ese tipo de conducta es algo que vamos a abrazar dentro del partido popular o no», expuso Natal Albeló.

Las exigencias de Natal Albelo son vistas como una movida de la izquierda del partido para asegurarle a la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, la nominación a la gobernación, asegura Vicente Pietri, líder estadista sargermeño.

“Muy buena estrategia de la izquierda, líquidas los dos líderes que representan la derecha y queda Yulín”, afirma Pietri. “Es la mejor estratega política en mucho tiempo, (Yulín) cree en las alianzas y todo el mundo la favorece”.

La confusión de la bandera y el Morro es un acto que ha sido condenado duramente por todos. Ferrer ha intentado justificar la acción alegando que el documento ya estaba impreso y que no había tiempo para corregirlo.

“Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas…» Pero que alguien en el PPD confunda las banderas de Cuba Y Puerto Rico y sus Morros es más que una confusión o un descuido o un error imperdonable, es una VERGÜENZA ¡inaceptable!, expone el arqueólogo Miguel Rodríguez López, rector del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. “Con razón en Washington se ríen y se burlan de nosotros. ¿Qué está pasando con nuestra clase política? ¿Hasta cuándo?”

La controversia en el PPD también hizo resaltar la relación que Ricardo Rosselló Nevares y su familia tienen con los bonistas. También se cuestionó la relación con los bonistas de la Comisionada Residente, Jennifer González y del antiguo representante del gobierno ante la Junta de Supervisión Fiscal, Elías Sánchez.

Rosselló Nevares y González se opusieron a la quiebra. Enviaron cartas al Congreso asegurando que la deuda se podía pagar. En ese momento Francisco J. Domenech, fundía como director de la campaña de González y era también empleado de la firma de publicidad y cabildeo. Rosselló se ha negado a responder preguntas sobre la relación de su familia con los acreedores de Puerto Rico.

“Ambos partidos y sus líderes tienen las manos sucias. Han vendido al pueblo a cambio de llenarse los bolsillos”, expresa un apesadumbrado Juan Cruz de San Germán. “No tienen valores, carecen de compromiso patrio. Nos usan y luego nos obligan a pagar por sus errores”.

Roberto Prats Palerm