Niño hiper-regalado, posible adulto insatisfecho

0
493

Como padres, lo que más deseamos en la vida es ver a nuestros hijos felices y satisfechos, y por eso a veces podemos caer en la tentación de complacerlos excesivamente con todo lo que nos piden. ¿Hay algo más bonito que ver esa sonrisa en la cara de nuestro chiquito cuando les damos algo que desea mucho? Te entiendo, a mí me encanta verla, pero también estoy consciente de que el exceso de regalos a nuestros hijos puede ser perjudicial para su desarrollo emocional.

Analicemos esto con un poco más de atención: el ser humano tiende a valorar menos aquello que consigue sin mucho esfuerzo o merecimiento. Es decir, los niños que reciben fácilmente lo que piden, podrían dar todo por sentado y crecer sin desarrollar cualidades fundamentales como la generosidad, el valor del trabajo y el esfuerzo y la moderación. Con el tiempo se volverán adultos caprichosos e insatisfechos que valorarán demasiado los bienes materiales y no le darán la importancia suficiente a otras cosas que pueden ser más definitivas para su felicidad, como las relaciones personales y las emociones.

¿Qué podemos hacer para que esto no suceda?

Limita los regalos a las ocasiones especiales, como la Navidad o los cumpleaños, o cuando hayan hecho un esfuerzo por obtenerlo: si sacaron una A en la escuela, ¡claro que merecen un regalo! La palabra clave aquí es merecer; se esforzaron y reciben una recompensa. También pídeles que te den una lista de las cosas que desean para Navidad o su cumpleaños; seguramente te dirán mil cosas, pero limítate a darles dos o tres de la lista.

No compenses carencias familiares con regalos: es posible que quieras hacerles regalos para compensarlos si pasas poco tiempo con ellos por motivos laborales, o porque estás separado del otro padre y no vives en la casa. En estos casos, en vez de darles regalos materiales que ellos pueden terminar confundiendo con amor, intenta pasar más tiempo de calidad con ellos, ya que eso sí es amor.

En vez de cosas materiales, opta a veces por regalar viajes y experiencias únicas: cuando haya hecho algo particularmente bueno, ¿qué tal si, en vez de darle un juguete que pronto dejará olvidado en un rincón, le regalas un momento único en un parque de diversiones, o unas vacaciones familiares en un sitio donde pueda divertirse y aprender de otra cultura? Tendrán recuerdos maravillosos y se fortalecerán los lazos padre-hijo.

@PosadaLifeCoach

Compartir
Artículo anteriorEmpresa familiar: ¿Cuándo es necesario un mediador externo?
Artículo siguienteUniversitarios: La gran deuda
Laura Posada
Laura Posada es madre, abogada, autora galardonada, master life coach certificada, entrenadora personal certificada, conferencista motivacional internacional, una personalidad de la televisión y un icono filantrópico. Ha sido escogida como una de las 25 Mujeres Más Poderosas del 2016 por la revista "People en Español". Laura fue creadora, productora y personalidad y conductor de "Manual de Supervivencia con Laura Posada", que salió al aire por dos temporadas. Actualmente participa en Nuestra Belleza Latina, como parte del Escuadrón de la Belleza como coach de vida y mejoramiento personal de las participantes. Aparece regularmente en el "The TODAY Show", de NBC, y "Despierta América", de Univisión, entre otros medios. Fue la co-fundadora de la Fundación Jorge Posada, que en 2012 se unió a la Fundación MyFace, donde Laura es miembro de la Junta de Directores por los últimos 15 años y su trabajo en el área fue reconocido por el presidente Barack Obama en 2011. Laura ha viajado por el mundo con sus conferencias entre Nueva York, Miami, Las Vegas, Washington, Puerto Rico, Panamá, Colombia, Republica Dominicana, Guatemala y Perú. Es la autora de tres libros galardonados: "Familia en Forma", "The Beauty of Love" y de "La Dieta Mental, tu clave para ser feliz". Laura transforma las vidas de los que tienen contacto con ella, inspirándolos con su fuerza y espíritu luchador ante la vida.