Legislación de Greenstein que protege a oficiales y bomberos lesionados de ser despedidos y perder sus beneficios pendientes a su jubilación se convirtió ley

0
1207

La legislación patrocinada por la senadora Linda R. Greenstein que prohíbe el despido de un oficial de policía o bombero en espera de la jubilación si él o ella es físicamente impedido de desempeñar sus funciones como resultado de una lesión sufrida en el trabajo se firmó como ley esta semana.

Bajo la ley S-879, un oficial de policía del estado, del condado, municipio o un bombero que ha sido lesionado durante el cumplimiento de su deber no puede ser dado de alta como resultado a una determinación de que él o ella está físicamente incapacitado a realizar sus deberes habituales y de cualquier otra función disponible en el departamento debido a sus lesiones. Esto sólo se aplicará cuando el oficial o bombero haya presentado una solicitud de jubilación en el Sistema de Retiro de la Policía y Bomberos, el Sistema de Retiro de la Policía del Estado o el Sistema de Retiro de los Empleados Públicos.

«Si un oficial o bombero, que está esperando finalizar su jubilación, se lesiona en el trabajo, sólo empeora las cosas cuando son despedidos porque no pueden realizar su trabajo debido a la lesión», dijo la senadora Greenstein (D-Mercer, Middlesex), presidente del Comité de Leyes y Seguridad Publica del Senado. «Me complace que el Gobernador este de acuerdo que nuestros oficiales de policía y bomberos merecen dignidad y respeto y firmando esta ley les brinda la oportunidad de jubilarse con ambos».

Bajo las normas actuales la Ley de Americanos con Discapacidades permite a las personas lesionadas durante el servicio ser dados de baja dado el caso que no pueden realizar las tareas que les asigna el cargo y otras asignaciones no están disponibles.

Bajo la ley, el empleador también estaría obligado a mantener un seguro de salud para el oficial o bombero en el mismo nivel que la cobertura se proporcionó antes de la lesión, a la espera de la jubilación.

«Dar de baja y despedir a los oficiales o bomberos de sus beneficios de salud y pensión como resultado de su incapacidad debido a una lesión sufrida en el trabajo es inherentemente injusto y sólo sirve para castigar a la víctima», dijo la senadora Greenstein. «Esta legislación permite que nuestros oficiales de policía y bomberos terminen su carrera sin añadir insulto a su lesión «.

La ley se aplica tanto a la administración pública como a las jurisdicciones no civiles. La ley se puso en efecto de inmediato.