Las reglas del feng shui en tu baño

0
9111

El cuarto de baño debe ser un espacio que invita al relax, a fortalecer la autoestima, a ocuparnos de nosotros mismos. Lo más importante entonces será poner en relieve todos sus aspectos positivos: el orden, la limpieza, el confort, para crear un lugar, que además de mantener un flujo de energía armónico, favorezca nuestro bienestar personal.

En Estados Unidos y otros grandes países occidentales el Feng Shui se ha popularizado de tal forma que la industria inmobiliaria lo utiliza como poderosa herramienta publicitaria para incrementar sus ventas de inmuebles; una gran cantidad de empresas consultan con maestros Feng Shui para distribuir los espacios, ubicar la oficina del presidente, colocar correctamente las ventanas y puertas para que fluya la energía y lo más importante conseguir la mejor ubicación del área financiera a fin de asegurar sus ganancias.

El Feng Shui es un milenario sistema chino que estudia la relación entre los seres humanos y el ambiente que los rodea; es una filosofía y un arte que nos ayuda a través de sus reglas y principios a estudiar e interpretar los flujos de energía del universo y como nos afectan, a fin de crear ambientes sanos y prósperos.

El Feng Shui nació del Taoísmo y está íntimamente vinculado a esta practica, su nombre significa literalmente Viento y Agua, elementos fundamentales de la energía vital.
Aunque originario de China, el Feng Shui se difundió a occidente desde Hong Kong y Taiwán, ciudades reconocidas como las capitales mundiales del Feng Shui.

EL Cuarto de Baño: En la tradición del feng shui, el cuarto de baño es una habitación muy importante del hogar, ya que es el lugar donde brindamos a nuestro cuerpo cuidados especiales para sentir bienestar. Podríamos definirlo como un espacio de placer y de intimidad personal.
Aquí algunas recomendaciones para que aproveches al máximo las ventajas que este arte milenario puede brindar a tu hogar.

Es muy importante mantener las cañerías y desagües del baño en buenas condiciones. Eso se debe a que el elemento Agua, vital para el feng shui, no debe desperdiciarse. Ten en cuenta que el agua está relacionada con la prosperidad y las situaciones positivas de la vida; favorece la carrera, las oportunidades, también la tranquilidad, la espiritualidad, la actividad sexual, y el desarrollo interior. Debemos entonces, procurar que todos los elementos estén en buenas condiciones para que el agua no se desperdicie, y por lo tanto, nuestra energía de prosperidad fluya libremente.

En la China antigua no existían desagües en el interior de las viviendas o agujeros por los que se pudiera escapar la energía y la prosperidad. El excusado debía encontrarse fuera de la casa para también evitar los olores desagradables. Hoy hemos adaptado el feng shui a nuestra cultura, y también a los tiempos que vivimos, y la propuesta es entonces encontrar un equilibrio entre las leyes naturales y el confort actual. Mantener cerrada la puerta de acceso al cuarto de baño y la tapa del excusado será suficiente.

La limpieza y el orden son de vital importancia. Evita el desorden, las toallas tiradas en el piso, y objetos que no tengan que ver con el aseo personal, como por ejemplo un tendedero de ropa. Los frascos de medicamentos no deben estar a la vista ya que son símbolos de enfermedades; coloca en cambio frascos bellos, o perfumes. También toallas en tonos amarillos, para atraer la abundancia.

Para favorecer el equilibrio de la energía es necesario ventilar a diario, y si el cuarto de baño no posee una ventana al exterior, puedes compensar el déficit de luz natural con una buena iluminación artificial.

Es aconsejable que los elementos del feng shui estén representados: agua, metal, madera, fuego y tierra. El agua y el metal están presentes. Podemos añadir madera agregando plantas verdes, o utilizando jabones de esencias. Tierra, a través de algún objeto de barro, cerámica o piedras. El fuego, está representado por la iluminación. Agregar unas velas puede brindar una luz cálida y sugestiva.