La Verdad Después del Huracán María

La Verdad Después del Huracán María

Luego de 36 días del paso del Huracán María, podemos afirmar que nada ha cambiado

Finalmente vino el choque con la realidad. La gente de Puerto Rico debe aceptar que vive en un país de tercer mundo. Hace varios meses este servidor mencionó en un artículo que Puerto Rico estaba totalmente algarete y que sus comunicaciones junto al sistema eléctrico iban a colapsar totalmente. Ahora mismo, Puerto Rico tiene las características de un país tercer mundista. No tiene servicio de energía eléctrica, no hay agua en una gran cantidad de la población, no tiene un sistema educativo público funcionando al 100%, los muelles y aeropuertos están paralizados, controlados por FEMA y los sistemas de comunicaciones están inservibles. Gracias al Huracán María, todas las predicciones mencionadas en el pasado hicieron realidad.

Luego de 36 días del paso del Huracán María, podemos afirmar que nada ha cambiado. Todo está totalmente paralizado a merced de las cortes federales, FEMA, el Congreso de los Estados Unidos de América y el ejército norteamericano.  La lentitud, la falta de coordinación entre las entidades, la corrupción en los contratos para reparar el sistema eléctrico, la confusión general entre todos en la Torre de Babel del Centro de Convenciones en San Juan funciona como ente independiente y castrado por el gobierno federal.

La gente de la isla sigue sufriendo totalmente igual o peor debido al encuentro con la falta de sistemas y con la confusión total de responsabilidades al país y sus habitantes.

La dependencia general de esperar por alguien que les resuelva no es opción. Hay que comenzar a resolvernos de forma diferente e independiente. Hay que medir los gastos que antes se hacían ignorando la cantidad de deudas acumuladas por muchos para aparentar un estatus totalmente irreal.

La gente de la isla vive en un ambiente peligroso por la falta de vigilancia policíaca, por la obscuridad total de sus calles, por la falta de medicinas, de trabajos e ingresos y por las condiciones de salud que cada día se acumulan para propagar enfermedades infecciosas.

El correo tiene atrasos de tres semanas y la prioridad es para las cartas pero no los paquetes que llegan. No hay suficiente personal para arreglar el sistema. Tampoco hay energía eléctrica en los correos. Solo hay plantas temporeras para resolver a medio tiempo.

Es muy simple de comprender todo lo que ha pasado y sigue pasando. El país está en quiebra y su gente también. No hay comunicaciones en una época donde toda economía moderna se mueve a través de las comunicaciones y la internet. También por falta de conciencia, ignorancia y consideración al resto de los habitantes, existen sociópatas que se roban las plantas eléctricas de las comunicaciones, cortan los cables telefónicos y de fibra óptica, rompen los tanques de gasolina de los carros en los estacionamientos públicos para robarse el combustible, y continúan matándose entre sí sabiendo que la policía no tiene sistema de comunicaciones, los hospitales y el sistema judicial está inoperantes.

Los puertorriqueños deben moverse a un sistema descentralizado de energía renovable ya sea solar o de viento para acabar con el monopolio del petróleo y el carbón.  Todos los habitantes deben buscar la manera de estar preparados para defender su propiedad antes de que sea tarde. Si no tiene que salir por la noche, no salga. Si le dan un golpe al auto, siga de rolo para evitar un car hacking.

Deseamos aclarar que no somos pesimistas. Como comunicadores tenemos la responsabilidad de ofrecer la verdad al resto del mundo para que se pueda resolver el problema con la ayuda de todos. Vengan todos a Puerto Rico y salve a sus familiares de una catástrofe que existe pero nos hacemos los ciegos ante ella. Necesitamos la ayuda inmediata de las Naciones Unidas para que ponga presión a los Estados Unidos de América de que reponga el sistema de energía eléctrica de forma rápida y sin chanchullos de contratos, para que así no sigan asaltando el dinero que llega para ayudar al pueblo que todavía vive obscuras.

 

 

Share