Hijos equilibrados: el celular no es el maestro

0
305

La adolescencia es un período fundamental para el desarrollo del cerebro. Cuando nos desentendemos de los jóvenes y los «entregamos» en exclusiva a la educación tradicional y a las nuevas tecnologías, ¿somos conscientes de lo que hacemos?

No es fácil lidiar con los hijos. Muchas veces, el camino más trillado es lanzarlos frente a las pantallas, para que el videojuego de turno nos ahorre atenderles en sus múltiples y agotadoras expectativas. No está mal que sus cerebros se entrenen tecnológicamente, pues, a fin de cuentas, las profesiones del futuro estarán en ese campo. Pero, dicho adiestramiento, debe ser compatible con otras actividades. Los expertos creen que, si «abandonas» a tus hijos y traspasas tu responsabilidad a un teléfono celular, será difícil que mañana el menor regrese a ti.

La influencia de las nuevas tecnologías es solo una parte del asunto, porque además existen condicionantes familiares, sociales e incluso biológicas que afectan el desarrollo en los más jóvenes. El «Libro blanco de la psiquiatría del niño y el adolescente», publicado por la Fundación Alicia Koplowitz, estima que una quinta parte de los menores de 18 años padece algún problema de desarrollo emocional o de conducta, y que uno de cada ocho tiene un trastorno mental.

Existen disímiles metodologías de aprendizaje para que los jóvenes asuman el gran desafío de empoderarse y se preparen para un mundo cambiante. El reto es aprender a concientizar sobre la innovación social, el emprendimiento y el liderazgo. Pienso en el gran ejemplo colaborativo de i-Exponential Camp, un campamento de aprendizaje experimental en la Universidad de Miami, que busca incrementar el alineamiento de los adolescentes con carreras presentes y futuras; crear habilidades para la amistad; pensar críticamente y solucionar problemas; enseñar a hablar en público y a negociar, así como trabajar el universo emocional para formar personas equilibradas.

Según UNICEF, la época que media entre los diez y los veinte años es clave para ejercitar el cerebro. En esa etapa, los adolescentes que aprenden a poner en orden sus pensamientos y a medir sus impulsos, pueden establecer bases neuronales importantes que perdurarán a lo largo de sus vidas. Un genio como Walt Disney afirmaba que «envejecer es obligatorio, pero crecer es opcional». ¿Envejecer o crecer? La inversión en uno mismo —y en los hijos— es la clave.

www.IsmaelCala.com

Twitter: @cala

Instagram: ismaelcala

Facebook: Ismael Cala

Compartir
Artículo anteriorTecnología Para Conectarte con Personas alrededor del Mundo
Artículo siguienteRichard S. MacNeish demostró gratitud al Perú la época que hizo trabajos arqueológicos en Ayacucho
Ismael Cala
Estratega de vida y de negocios. Durante cinco años y medio presentó CALA en el prime time de CNN en Español. Empresario y emprendedor social. Autor de ocho bestsellers en temas de liderazgo, emprendimiento y desarrollo personal, incluyendo "El poder de escuchar" y "El analfabeto emocional". Cala nació en Santiago de Cuba (1969) y es licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Oriente. Es coautor del libro "Beat the curve", junto a Brian Tracy. Se graduó en la Escuela de Comunicación de la Universidad de York en Toronto y ostenta un diploma de Seneca College en Producción de Televisión. Es presidente y fundador de Cala Enterprises Corporation y de la Fundación Ismael Cala.