Granitos en la espalda: Consejos para eliminarlos

Granitos en la espalda: Consejos para eliminarlos

Son molestos, pero tenemos unas sencillas soluciones para combatir el molesto acné en la espalda

En la adolescencia, aunque no eran nada envidiables, por lo menos tener granitos era lo más común del mundo y podíamos echarle la culpa a todos los cambios hormonales propios de la edad; sin embargo, de adultos las causas de la aparición de acné pueden variar, aunque en ocasiones las hormonas siguen siendo las culpables, pero ya hablaremos de ello más adelante.

Aunque probablemente tu rostro -por fin- está libre de granitos, estos parecen no haber desaparecido sino mudado de lugar, ya que ahora han hecho acto de presencia en tu espalda y otras partes del cuerpo que generalmente se ven obstruidas por “algo” que no las está dejando respirar, llámese ropa o incluso más piel (como es el caso de la ingle).

Los granitos en la espalda y otras partes del cuerpo (que no son el rostro) pueden ser controlables sin necesidad de medicamentos, a menos de que el problema se encuentre demasiado avanzado, pero en caso contrario, existen soluciones realmente sencillas que nos propone Acne Skin Guide como forma de ayudar a mantener el problema bajo control.

 

Soluciones

Elige ropa amigable con tu piel Nos referimos específicamente a que uses prendas de algodón en la medida de lo posible. Ya que no es opción andar por la vida desnuda, lo que sí puedes hacer es utilizar este material para que le dé oportunidad a tu piel de transpirar y que no se acumule la grasa, se tapen los poros y se hagan granitos.

 

Limpieza ante todo

Si tienes granitos en la espalda, trata de ser lo más higiénica posible: ponerte ropa limpia todos los días así como bañarte diariamente, sin olvidarte de tallar tu espalda. Eso sí, no utilices cepillos con cerdas duras, procura tallar con esponja y jabón líquido para cuerpo. Exfolia máximo dos veces por semana.

 

Ojo con lo que cargas

Aunque parezca difícil de creer, muchos de los casos de acné en el cuerpo, y específicamente en la espalda y hombros, se deben a las bolsas a las que estamos esclavizadas, sobre todo las mujeres. Así es, la presión que ejerce ésta sobre la espalda y hombros, además de irritar, puede estar obstruyendo los poros y distribuyendo gérmenes por las partes a las que llega su correa.

 

Bebe suficiente agua

¿Te ha pasado que un día comes de lo peor (desayunas chilaquiles, comes pizza y cenas tacos) y al día siguiente los granitos te invaden? Esto se debe a que la piel es el reflejo fiel de cómo nos alimentamos. Así que alimentarnos de comida chatarra y no beber suficiente agua (dos litro diarios) es causa suficiente para que la situación de acné empeore.

Recuerda que no necesariamente las personas que tienen granitos en el cuerpo tienen piel grasosa, los granitos también pueden aparecer debido a una piel muy seca e incluso podrían ser un indicador de que algo no está bien con nosotros, hormonalmente hablando. Así que si de la noche a la mañana notas cambios drásticos o aparición repentina y anormal de estas imperfecciones, lo mejor es que acudas con un especialista que te oriente a una solución médica y personalizada a tu problema.

 

Share