Editorial: Puerto Rico – estado o territorio, es parte de los EE.UU.

La situación en Puerto Rico nos obliga a dejar de pensar con nuestros corazones y empezar a pensar con la cabeza. Me doy cuenta de que las pasiones corren profundamente. Pero estos son tiempos caóticos para los puertorriqueños – en la isla y el continente. Sin embargo, creo que todo el mundo quiere lo que es mejor para los puertorriqueños, especialmente para aquellos que han decidido quedarse en la isla. Estas son las personas en las que debemos pensar cuando hablamos del estatus de Puerto Rico – como un territorio de los Estados Unidos o el estado 51.

Hay algunas realidades que deben ser enfrentadas: El territorio de EE.UU. es más de $70 mil millones en deuda.

Esta gran deuda ha llevado al nombramiento de una junta de control fiscal en la isla. La mala gestión, el fracaso y la corrupción han llevado a este dilema y muchas administraciones han compartido la culpa de esto.

La infraestructura de la isla se está desmoronando, el sistema educativo en desorden y el sistema de salud es casi inexistente. Estos factores pueden atribuirse en parte al éxodo masivo de los puertorriqueños hacia el continente. Ahora hay más puertorriqueños en los Estados Unidos que en la isla: más de 5 millones frente a 3,4 millones. El financiamiento federal a la isla – aunque sea un territorio de Estados Unidos – no es equitativo. No hay paridad para estos ciudadanos estadounidenses que viven en la isla.

Los que se van y deciden trasladarse a Estados Unidos se integran en los ciudadanos de los Estados Unidos. A continuación, pueden disfrutar plenamente de todos los beneficios y responsabilidades de la ciudadanía. Aunque los puertorriqueños que viven en la isla siempre han cumplido con sus responsabilidades cívicas. Mira sólo al gran número de veteranos y Corazones Púrpura que se han otorgado a nuestra gente. Pero los que quedan en la isla tienen derechos limitados. No pueden, como residentes de un territorio de los Estados Unidos, votar por el presidente de los Estados Unidos, aunque sean ciudadanos estadounidenses. Se convierten – prácticamente hablando – sin voz en las elecciones más importantes de la nación

Y me sigue sorprendiendo escuchar que si un puertorriqueño -o cualquier otro ciudadano estadounidense- que trabaja en los Estados Unidos, todos sus años de asalariados decidan entonces retirarse a la isla, su cheque del Seguro Social se reducirá. ¿Dónde está la paridad? ¿Dónde está la justicia?

El 11 de junio, los puertorriqueños de la isla celebraron un plebiscito para que se escuchara su voz en cuanto a su estatus deseado: independencia, estado territorial o estado. Noventa y siete por ciento votaron por la estadidad.

La discusión ahora es que “solamente” el 23 por ciento de los votantes resultó para emitir votos. Los funcionarios electos en el continente a veces son elegidos con la participación de los votantes que podrían reflejar esa participación; Las elecciones son ganadas por la mayoría de los que ejercen su derecho al voto.

El voto de asistencia de Alaska para la estadidad fue el mismo. Sí, en la isla de Puerto Rico, la participación de votantes, históricamente, ha sido mayor, pero debemos tener en cuenta varios factores: El enorme éxodo de personas, muchas de las cuales eran “estadistas”, la apatía en este momento que es generada por un sentimiento de desesperanza; El discurso confuso sobre el boicot del plebiscito porque era un proceso “manipulado”; Y que el Congreso no tiene la voluntad o la intención de proveer a Puerto Rico con la estadidad.

En lo que concierne al Congreso, cuando se enfrenta a la realidad de que el éxodo de los puertorriqueños desde la isla hacia el continente definitivamente tendrá un efecto directo sobre ellos, esa “voluntad e intención” cambiará.

Los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses. Tienen derecho a residir donde quieran. Y tienen derecho a votar tan pronto como se trasladan al continente y cumplir con las regulaciones electorales de su estado de residencia. Y entonces esos puertorriqueños pueden votar por el presidente de Estados Unidos y miembros del Congreso en los 50 estados.

Y estamos siendo testigos del crecimiento de nuestra población puertorriqueña en los Estados Unidos. En Nueva Jersey, somos el 30 por ciento de la población hispana – y creciendo. Este crecimiento, en el lado positivo, traerá profesionales talentosos en Nueva Jersey y otros estados. Es por eso que varios estados están reclutando activamente en la isla para maestros bilingües. Interesante notar, el 100 por ciento de la clase de 2017 de la Facultad de Medicina de la Universidad de Puerto Rico se graduó con honores.  Desafortunadamente, muchos de estos estudiantes probablemente no podrán permanecer en la isla. Por supuesto, serán bienvenidos en el continente. Pero la afluencia continua de puertorriqueños de la isla al continente afectará la educación, los servicios médicos y la vivienda.

Esta no es una cuestión puertorriqueña, sino una cuestión para todos los ciudadanos de los Estados Unidos: asegurar que haya equidad y paridad para todos los ciudadanos de los Estados Unidos. El estatus de Puerto Rico necesita ser resuelto – resuelto con una opción sostenible y racional. No podemos permitir que 3,4 millones de ciudadanos estadounidenses languidezcan en la isla. No es equitativo.Lydia J. Valencia es la CEO/presidenta ejecutiva del Congreso Boricua de NJ, Inc.

Share