Diana Quijano: “Soy muy intuitiva, siempre sigo mis instintos”

0
6490

La vimos en “Los Herederos del Monte” como Sofía Cañadas, mujer manipuladora, ambiciosa y sin escrúpulos; en “Bella Calamidades” como Regina, una madre que saca a sus cuatro hijos adelante y en “Victoria”, (junto a Victoria Ruffo) personificando a una mujer madura aficionada a los hombres jóvenes, intensa, sensual, coqueta y desfachatada, entre muchas otras telenovelas que han tenido éxito en la televisión de Estados Unidos y Latinoamérica.

Ella es la versátil primera actriz Diana Quijano, quien tiene a su vez una trayectoria artística de casi tres décadas, contando con 22 proyectos de televisión, 11 teatrales, 7 largometrajes y 5 cortos.

Actualmente la vemos en la telenovela de Telemundo “Dama y Obrero” (8pm/7 centro) personificando a Gina, una espontánea y atractiva mujer de origen humilde que tuvo que abandonar su familia por circunstancias de la vida. Diana también goza del éxito de su trabajo en teatro con la obra “Un Tranvía Llamado Deseo” que abrirá el IX Festival Iberoamericano de teatro de Mar de Plata el próximo 4 de octubre.

Cabe destacar que ha sido una de las primeras actrices de su país Natal Perú, en realizar el Cross-Over en el cine norteamericano en películas como “Crime Zone”, “Welcome to Oblivium” y “Fire on the Amazon”, dirigidas por el renombrado director peruano, Luis Llosa y producidas por el legendario ganador del Oscar de la academia, Roger Corman.

En una interesante platica entre medio de las grabaciones de la telenovela, la talentosa actriz conversó sobre sus inicios, carrera y su llegada a Miami donde tuvo que comenzar de cero después de haber tenido una carrera sólida en su país.

¿Qué se siente saber que su arte es conocido internacionalmente?
Cuando uno se mira siente que no ha hecho lo suficiente, pero cuando te pones analizar y le cuentas a otros lo que has hecho, caes en cuenta que no ha sido poquito. Lo que me pasa es que voy contando proyecto tras proyecto y viviéndolo a fondo como el presente. Y es en ese momento cuando alguien te recuerda lo que has hecho, que me pongo a pensar. Hace poco me pasó con una fanática que creó una página web desplegando todo mi trabajo, y había cosas que yo ni me acordaba que había hecho. De esta manera caes en cuenta de que has pasado todo ese tiempo trabajando y laborando en lo que a uno le gusta.

¿Durante todos estos años de carrera, que es lo más importante que has aprendido?
Que hay que ser constante. Al menos en esta carrera que es tan ingrata cuando uno no está presente en la televisión; la gente se olvida. Pero la televisión no es el único sitio donde uno puede desarrollarse como actriz también el teatro.

Has hecho teatro, cine, telenovelas, comerciales, modelaje. ¿Con cuál de ellas te identificadas más?
A mí me gusta mucho el teatro, ese teatro de grupo donde nos reunimos, discutimos en texto, la directora da instrucciones, los ensayos se llevan casi tres meses y se pone la obra. Donde uno desglosa a más no poder el personaje, se apodera de él.

La diferencia de la televisión es que todo es muy rápido, por encima quizás. El personaje no depende de uno sino del productor, del de arte, vestuario, maquillaje y de todo lo que haya pautado el director a la hora de hacer la escena.

En cambio el teatro es uno. Y una función nunca es igual a la siguiente. Esa motivación del público en vivo no se cambia por nada.

¿Cuándo decidiste dedicarte al arte?
Desde que tengo uso de razón. Mi mamá me decía que me iba a morir de hambre que escogiera otra profesión. Luego para desilusionarme o quitármelo de la cabeza cuando alguien me preguntaba a qué me iba a dedicar yo contestaba actriz. Y mi mamá siempre decía: ‘sí, ella escogió la profesión payaso’. (jaja)

Mientras estuve viviendo en mi casa nunca me apoyaron, pero de igual forma yo lo hacía. Fui la ovejita negra, ya que soy la única mujer de cinco hermanos. Tuve que mudarme de casa para que me dejaran en paz y poder hacer lo que deseaba.
¡Ni te imaginas como las he pasado! Durante mi formación pertenecía un grupo de teatro donde hacíamos colecta para almorzar.

Ha sido una carrera sacrificada. Cuando uno es joven no ve el sacrificio, mira lo único que quiere hacer. Al menos en la época que yo era joven. Cuando vieron que era en serio y que no era capricho comenzaron a apoyarme, especialmente mi papá que iba al teatro cuatro y cinco veces, hasta siete, y siempre llevaba gente. Iba con veinte personas a verme actuar en teatro.

¿Recuerdas tu primera telenovela?
A Caray!! Creo que fue Los de Arriba y los de Abajo, o “Matrimonios o algo Más” una serie cómica, de enredos donde yo hacía de extra con parlamentos. Mi primer trabajo fue Gamboa, unitario de casos sacados de la policía civil de Perú. Personifiqué a la detective femenina de la serie.

Haz trabajado en varios países. ¿Te pasas viajando?
Bueno… Trabajé hasta los 30 años en teatro, cine y televisión en Perú. Ya con un nombre establecido como actriz decido mudarme a Miami donde tengo que comenzar desde cero. De Miami me voy a Puerto Rico a grabar “Al Son de Amor” y luego en los últimos cuatro años estuve en Colombia. Mi hija siempre me llama la atención porque dice que quiere tener amigas, que le pare a la movilización.

La carrera artística no es fácil. ¿Cuál cree que haya sido el mayor reto?
Mantener un equilibrio con mi hogar, ese ha sido mi mayor reto en la carrera. No dejarme tentar por el alboroto que causa estar yendo y viniendo a sitios. La prioridad para mí es mi casa, mi hogar, mi hija. Eso ha sido para mí difícil. Uno como actor tiene que socializar, dejarse ver, pero yo prefiero quedarme en casa con mi hija porque antes de ser actriz soy mamá. Ella tiene 15 años y es el último tiempo que me queda hasta que llegue un novio. (Y yo con una escopeta, jaja)

¿Tiene actitudes artísticas tu hija?
No sé, la verdad; llegó un momento cuando tenía 10 años quería ser actriz, pero ahora ya no quiere saber nada.

¿Hay diferencia trabajar en Latinoamérica a Estados Unidos?
Muchísima. En Miami las únicas dos productoras que hay son Venevisión Internacional y Telemundo. Pero estas dos productoras son las que tienen un canal de transmisión. Es como que las reglas las ponen ellos sino el mercado, que la demanda se cierra un poco. Dándote un ejemplo concreto es que tanto en Perú como en Colombia hay varias productoras a la misma vez, por lo que pueden tener series, unitario, cine y teatro en el mismo horario.

Mientras que en Miami sino entras en el espacio que se supone de siete a 10 de la noche, (tiempo de las telenovelas) ya no hay chance.

En Perú por ejemplo, hay muchísimo, muchísimo, teatro, por lo que si uno no trabaja en televisión puede seguir cultivándose y trabajando como actor en el teatro, que está muy bien organizado. Si bien económicamente en la televisión no rinde lo que rinda en Estados Unidos, en el teatro rinde mucho. Quizás no estoy siendo justa con Miami.

¿Cuál crees sea la mejor cualidad que debe de tener una actriz?
Constancia y más constancia. Enfoque total.

¿Cómo te preparaste para Gina?
Gina sido una mujer que siempre ha estado limpiando, ya que su trabajo era ser doméstica, por lo que físicamente no es una mujer erguida, orgullosa, ni prepotente, es como apocadita. Como la tendencia de hacer ese tipo de personaje me cuesta un poco descifrarlo, entonces pienso como lo haría la señora que trabaja en el servicio de mi casa, o fulanita. De esa manera he tenido que montar varias persona para poderla dibujar. Hay que entrar en el patrón de esa familia, asegurarse como funciona mi hermana Margarita y mi hijo. Entré cuando había trascurrido más de 20 capítulos y tenía que ver cómo era mi punto para que la forma del personaje fuera cotidiana.

¿Cuál es la telenovela que más satisfacciones te ha traído?
La primera novela que me internacionalizó creo que fue “Prisionera” y el personaje de Lulú, el cual le tengo mucho cariño. Una antagonista diabólica, me divertí mucho haciéndolo. Y “Victoria” por la repercusión que ha tenido al lado de Victoria Ruffo, la cual le ha dado la vuelta al mundo. Se ha pasado como 4 o 5 veces. Eso hace que mi nombre suene más, que la gente me conozca y ayudado a estar vigente.

¿El personaje más difícil?
El que estoy haciendo ahorita en Dama y Obrero. Siempre hecho personajes de carácter fuerte, dominante y éste se deja dominar por la gente que la rodea. Eso por la misma trama de la historia, Gina no quiere hacer sufrir a su hermana porque además de tener cáncer le ha criado a su hijo. Su objetivo ha sido decirle a su hijo que es la madre, compartir su enorme fortuna con él y su hermana y realizarse amorosamente pero no lo puede consumar por estar restringida a esas razones. Debido a esa lealtad que tiene con su hermana el personaje baja la cabeza. Los otros que había personificado se imponían con el tiempo.

¿Cómo describes a Diana Quijano la artista al ser humano?
Diana Quijano como artista haría cualquier cosa que se comprometa hacer. El ser humano no es tan definido como sus personajes. Soy una persona que dudo todo el tiempo, tomo una opción y ya cuando decidí llevarla a cabo comienzo buscarle previos a esa opción, soy muy intuitiva. No sé si será bueno o malo pero me dejo llevar mucho por mis impulsos. Doy el beneficio de la duda también. Un ejemplo es que cuando me iba divorciar mi mami me envió a mi cuñada para que me ayudara a empacar. Ella venia dispuesta a comenzar de inmediato y yo le dije que no que para el otro día, al día siguiente volví le dije que no y así la tuve 15 días hasta que le dije: mañana nos vamos, empacamos hoy.

¿Se siente realizada Diana Quijano?
Sí, claro, pero todavía me falta.

¿Qué personaje te gustaría hacer alguna vez?
Me gustaría ser de ciega o muda, lo cual sería bien difícil de interpretar; o de carcelera porque son fuertes. Como que la tendencia de uno va por ahí, me gusta hacer algo que no tuvieran nada que ver conmigo.

¿Qué significa el éxito para ti?
El éxito es poder sonreírle a la vida sin preocuparse del día de mañana. Para mí el día que me pueda reír de la vida sin ninguna preocupación lo voy a considerar exitoso.

¿Te importan las críticas?
No, en absoluto. Porque uno no es monedita de oro para gustarle a todo el mundo.

¿Qué te preocupa en la vida?
El no estar para mi hija, eso es lo único.

¿En qué otra faceta del arte te gustaría incursionar?
Soy artesana joyera, mi pasatiempo por el momento, ya que no me puedo dedicar por entero debido a los foros de grabaciones. En realidad soy joyera, aunque se le dice artesana, trabajo con metales nobles, el que más me gusta es la plata aunque se trabajar oro y platino, todos. Tengo mi colección que pienso lanzarla al mercado en octubre. Además, una línea para el día de las madres que la he venido aguantando. Toda la creatividad es de mis propias manos.

Compartir
Artículo anteriorFilete de pescado a la veracruzana
Artículo siguienteDiez maneras de agrandar un espacio visualmente
Estela Perez
Periodista puertorriqueña radicada en Estados Unidos con más de 30 años de experiencia. Ex editora de espectáculos del desaparecido periódico HOY de Nueva York. Directora de promociones/relaciones públicas de WKDM Radio en N.Y. Directora del Departamento de Comunicaciones del Congreso Boricua de New Jersey.