Desde Puerto Rico: Memoria a corto plazo – UPR

0
2620

Cada vez que en Puerto Rico surgen temas de controversia, se invoca a la presencia y el conocimiento o la experiencia de quienes alguna vez fueron líderes. Cuando surgen temas relacionados a la política, se convoca a la experiencia de los exgobernadores y ex políticos, ¿pero para qué darle foro a esta gente?, si la situación actual es en gran parte su culpa por la mala administración, las erráticas decisiones y los nefastos procesos y sin mencionar la corrupción. ¿Qué tiene nuestra historia que debamos repetir? Se supone que aprendamos de los errores de la historia para evitar repetirlos, pero parece que la memoria a corto plazo nos está pasando factura. Estas personas tomaron decisiones que a su tiempo parecían las correctas y ya hicieron su aportación, se les agradece, pero agua pasada no mueve molino.

Lo mismo está sucediendo en la Universidad de Puerto Rico. La universidad está siendo amenazada por otro recorte de 300 millones de dólares adicional a los 349 millones que ya se les había recortado. La mayoría de estos recortes vinieron provocándose a través de los años por culpa de la inacción de estos expresidentes, la falta de liderazgo, la poca capacidad de romper con la burocracia, tampoco fueron capaces de reinventar o ser innovadores, son los mismos que hoy salen a consultar, los mismos que hoy dan su opinión, pero; ¿Cómo pueden ser parte de la solución si fueron parte del problema? Por anos de años vieron caer el sistema y no hicieron nada, solamente satisfacer las necesidades personales y pagar favores, pero a la institución no le dejaron nada que no fuera miseria.

Con tanto proceso burocrático en las instituciones públicas, más una Junta de Control Fiscal vampira, una deuda inaudita, muchas de las soluciones no pasan del papel encima de un escritorio, de ahí para un archivo para terminar en el zafacón del reciclaje. ¿Por qué no consultar con los expertos? Hoy día no necesitamos políticos, no necesitamos doctores en medicina, no necesitamos graduados del MIT, lo que realmente necesitamos son ideas nuevas de gente nueva. La universidad y el país tiene un banco de talentos que se ha quedado con la mano levantada esperando el turno para entrar a la cancha y darlo todo por el todo. Pero seguimos permitiendo la contratación de batatas, los que una vez no pudieron administrar ni sus propias finanzas y se les confió el dinero del pueblo. Necesitamos economistas, expertos en negocios, necesitamos producir y ser autosuficientes económicamente.

Puerto Rico tiene una gran cosecha de profesionales frescos del patio (y los que se están formando), que se han tenido que ir porque aquí no se les da la oportunidad de aportar, son tan buenos que de afuera los vienen a buscar. Pero los de arriba, los del poder, los que contratan, tienen memoria a corto plazo y por eso siempre buscan a los mismos. Tenemos mentes privilegiadas que esperan dentro de un cajón para explotar nuevas ideas para aportar a la causa. Existen en el país mentes futuristas e innovadoras que tienen la clave para la solución de problemas como vara mágica. El país ni la universidad aguantan más a estas personas que detienen la evolución del sistema, necesitamos gente nueva, gente con ideas frescas, mentes de economistas. No queremos más gente que siga otorgando para un grupito selecto, queremos tener memoria a largo plazo para que el país y la universidad no dure un largo plazo. Démonos la oportunidad de cambiar, démosle la oportunidad a los que saben y tienen nuevas soluciones y echemos la memoria a corto plazo a un lado.