Desde Puerto Rico: LA PRISIÓN ESCOLAR

Desde Puerto Rico: LA PRISIÓN ESCOLAR

Pensando en los modelos industriales educativos que tenemos actualmente en Puerto Rico podemos decir que se asemejan a una prisión. En nuestro caso les damos una sentencia de 12 años a nuestros hijos donde están presos de 8:00 de la mañana a 3:30 de la tarde.  En la misma prisión hay que hacer lo que digan los maestros o los castigan con una mala nota. Esto se asemeja en que en la prisión hay que hacer lo que dice el guardia penal y punto. A las 12 del medio día hay que ir al comedor escolar y se come lo que hay sin protestar.  En la prisión se hace lo mismo.

Hay que sentarse en sillas del salón de clases en una fila de la cual no puede pararse ni moverse mientras la maestra o maestro habla. O sea, control de movilidad a un niño es en contra de su naturaleza que va creciendo y el desarrollo lo hace que se mueva.  El niño no puede pensar en nada mas que lo que se le dice en el salón. De lo contrario lo manda a callar y le cohíben su creatividad y desarrollo de liderazgo.  Hay que memorizar solamente el material que se copia en el salón aunque no sea algo relevante para el estudiante.

Se controla el movimiento en la prisión y en la escuela también. Se castiga al prisionero quitándole privilegios y quitándole la libertad de expresión. En la escuela se castiga al estudiante por medio de la toma de exámenes, quizzes, y pruebas que cada día lo que hacen es quitarle la motivación debido a que los estudiantes se reprueban y no adquieren buena puntuación por falta de interés.

Nuestro sistema escolar tiene que ser eliminado totalmente para poder crear un modelo que se asemeje al modelo de mercadeo digital moderno.  Esto lo han hecho los países como Finlandia y Singapur que ahora son líderes en sus sistemas económicos y de educación.

Hay que personalizar la educación de la misma forma que los productos que usted compra son personalizados de acuerdo a su gusto.

La educación es un producto resultado de un aprendizaje que envuelve múltiples actividades y desarrollo de proyectos creativos con el fin de motivar a los estudiantes a seguir aprendiendo aun cuando ya no estén en la escuela.

En la prisión no se puede usar ningún aparato electrónico y esta totalmente prohibido.  En la escuela pública también se sigue la misma ley.

En la prisión se usa un uniforme y en la escuela también. Aunque en este caso se hace para distinguir a las personas que no pertenecen al sistema escolar.

Ese modelo de castigo sicológico por doce años deja al estudiante odiando el sistema y sin motivación a seguir estudiando por creer que la educación consta de ese modelo solamente. Hay que de alguna manera comenzar a romper el modelo industrial por uno más flexible, motivador, interesante y basado en las cualidades y capacidades del estudiante usando la tecnología y la creatividad de cada estudiante como herramienta de aprendizaje.

Estamos en un error si creemos que transformar los edificios y su contenido va a transformar a los seres humanos de forma inmediata. Hay que transformar a nuestros estudiantes uno a la vez mediante la implementación de un modelo personalizado de educación donde el aprendizaje es el objetivo principal.

No se debe asignar salones, ni cuartos cerrados. Hay estudiantes que aprenden sentados en la grama, en un pasillo escuchando música mientras resuelve sus problemas de matemática.

La solución de problemas creativos y el diseño y construcción de proyectos debe ser la columna vertebral del día escolar donde todos colaboran y aprenden usando el pensamiento critico.

Los problemas de infraestructura de la isla de Puerto Rico requiere nuevas ideas para que no tan solo resistan las inclemencias del tiempo pero también que todo funcione a perfección.

Un gobierno debe ser para servir a la gente de forma rápida, eficiente y sin costo alguno por el servicio.   El modelo de gobierno existente en Puerto Rico es lento, confuso, deficiente, costoso y cada día sirve menos a los ciudadanos que lo pagan.

Si cambiamos ahora nuestro modelo educativo, estaremos encaminados a un gobierno digital y a un desarrollo económico exitoso.

 

 

Share