Cuando los hijos mantienen económicamente a sus padres

0
338

Por ley natural, los hijos dependen en todo sentido de sus padres hasta que llegan a cierta edad. Los padres están en la obligación moral, emocional y legal de hacerse cargo de los pequeños, y proveerles todo lo que necesitan para una vida feliz y completa. Pero, ¿qué sucede cuando es al revés? ¿Qué pasa cuando son los padres mayores quienes dependen económicamente de sus hijos jóvenes o adultos?

Esta situación puede deberse a una falta de previsión de los padres para hacer un fondo de jubilación o invertir en una pensión vitalicia, una enfermedad o viudez repentina, quiebra de la empresa familiar, etc. Por eso, recomiendo enfáticamente a todo el mundo comenzar a pensar desde muy jóvenes en su retiro, y tomar las medidas necesarias para jubilarse con los medios suficientes, para evitar depender de sus hijos que, a su vez, tendrán sus propias familias que cuidar.

En países como Chile, Colombia, Perú y España ya existe la obligación legal de pasar una pensión alimenticia a los padres adultos mayores que no tengan medios suficientes para vivir. Pero más allá de lo que dice la ley, analicemos otros aspectos más emocionales que van intrínsecamente unidos al concepto de familia.

Más que como una obligación, míralo desde la perspectiva del agradecimiento: si tus padres fueron buenos contigo, te cuidaron, te protegieron, te dieron todo lo que necesitabas, no será difícil encontrar en tu corazón la forma de encargarte de ellos, por amor y agradecimiento. No lo veas como una carga, sino como una hermosa oportunidad de tener cerca a la gente que más te ha querido. Inculca en tu pareja y en tus hijos ese mismo amor por tus padres, para que más adelante, tus hijos sigan el mismo ejemplo contigo.

Aporta un porcentaje de tus ingresos, más que una cantidad fija: si se trata de pasarles una pensión mensual para que vivan en su propia casa, ofrece un porcentaje de lo que ganas, sobre todo si es variable, para que los ingresos de tu hogar y de tu familia no se vean afectados en caso de que haya un cambio importante.

Si tienes hermanos, compartan la responsabilidad: una solución podría ser que el padre viva un tiempo determinado en casa de cada hijo, pero solo si el adulto mayor está de acuerdo. También puede vivir exclusivamente con uno de los hijos, pero se debería llegar a un acuerdo entre hermanos para brindarle no solo la ayuda económica, sino también tiempo y atención. Es fundamental que entre todos lo animen a mantenerse activo, haciendo alguna actividad, remunerada o no, que le haga sentir útil.

www.lauraposada.com

Compartir
Artículo anteriorEmociones, metas y equipos de trabajo
Artículo siguienteEl total es más que la suma de las partes
Laura Posada
Laura Posada es madre, abogada, autora galardonada, master life coach certificada, entrenadora personal certificada, conferencista motivacional internacional, una personalidad de la televisión y un icono filantrópico. Ha sido escogida como una de las 25 Mujeres Más Poderosas del 2016 por la revista "People en Español". Laura fue creadora, productora y personalidad y conductor de "Manual de Supervivencia con Laura Posada", que salió al aire por dos temporadas. Actualmente participa en Nuestra Belleza Latina, como parte del Escuadrón de la Belleza como coach de vida y mejoramiento personal de las participantes. Aparece regularmente en el "The TODAY Show", de NBC, y "Despierta América", de Univisión, entre otros medios. Fue la co-fundadora de la Fundación Jorge Posada, que en 2012 se unió a la Fundación MyFace, donde Laura es miembro de la Junta de Directores por los últimos 15 años y su trabajo en el área fue reconocido por el presidente Barack Obama en 2011. Laura ha viajado por el mundo con sus conferencias entre Nueva York, Miami, Las Vegas, Washington, Puerto Rico, Panamá, Colombia, Republica Dominicana, Guatemala y Perú. Es la autora de tres libros galardonados: "Familia en Forma", "The Beauty of Love" y de "La Dieta Mental, tu clave para ser feliz". Laura transforma las vidas de los que tienen contacto con ella, inspirándolos con su fuerza y espíritu luchador ante la vida.