Columna de Opinión: Jugar al pirata Cofresí es lo que ha desatado la crisis actual en Puerto Rico

Columna de Opinión: Jugar al pirata Cofresí es lo que ha desatado la crisis actual en Puerto Rico

Solo que los piratas ahora se han convertido en políticos

La crisis fiscal que arropa en estos días a Puerto Rico ha permitido que los puertorriqueños emigren hacia otros países huyendo al alto precio que es vivir hoy día en el país.

El horror que con cierta despreocupación se vive en la isla nos hace recordar los tiempos de los piratas que iban tras el oro, solo que los piratas se han convertido en gobernadores, senadores, legisladores, alcaldes, jefes y secretarios de agencias públicas. Jugar al pirata Cofresí es lo que ha desatado la crisis actual.

Luego que al crédito de Puerto Rico se le denominara como ‘’chatarra”, el gobierno en el poder liderado por el honorable Ricardo Rosselló Nevares le pide al pueblo trabajador que se sacrifique pagando altos impuestos y aumentos con el plan de poder saldar la deuda pública en 5 años. Lo curioso es que el gobernador no le pide lo mismo a los altos puestos en su gobierno para demostrar que la ley comienza por la casa.

Durante el día son muy pocos los estudiantes que se ven: ya usted no escucha el alboroto que hacen los niños al salir de clase y apenas escucha el timbre de la escuela sonar. Se ha determinado que hay que cerrar escuelas porque la matrícula es muy baja y ya no existen los 4 grupos de primero, segundo, tercer grado; ahora el máximo pueden ser 2 grupos de cada grado y, en ocasiones hasta un solo grupo de cuarto, quinto y sexto grado, etc., Los padres se están marchando del país y se llevan a sus hijos, las mujeres evitan los hijos porque hoy día hay que trabajar fuera de la casa y realizarse como mujer antes de traer niños al mundo y los homosexuales se pueden casar pero no pueden procrear, esa es la realidad.

Los profesionales y especialistas de la salud se van marchando día tras día porque no ven la oportunidad de ejercer sus profesiones, quedando establecido que las aseguradoras médicas no consideran sus especialidades y no se les paga de acuerdo a lo que el cuidado de sus pacientes requiere.

La falta de orientación y educación al pueblo sobre la alimentación correcta ha permitido que la población adquiera enfermedades tan comunes como: presión alta, diabetes y depresión engordando así a las farmacéuticas del país.

El narcotráfico ha hecho que la ola criminal se haya extendido y jóvenes estén muriendo. Se aprobó el uso del Cannabis Medicinal y su producción bajo los cánones de leyes requeridas pero, resulta ser un negocio sumamente lucrativo y usted puede tener el terreno disponible y la mejor intención de ayudar al país pero solo los millonarios pueden costear los permisos que se necesitan para llevarlo a cabo. Esto permite que las farmacéuticas sigan ganando la pelea.

Las compras suelen hacerse mucho más temprano durante el día para después encerrarse en sus casas. A tempranas horas de la tarde cuando está a punto de caer la noche usted divisa las calles desiertas. Ya no encuentra a los vecinos en los balcones ni en las aceras de las casas por miedo a los criminales que quieren subsistir a costa de lo que sea. Solo unos pocos se atreven a desafiar la oscuridad de la noche arriesgando su seguridad.

Hoy día muchos prefieren hacer sus compras por Internet como método para economizar dinero, teniendo esto un efecto desastroso para los pequeños negocios que, al no tener ventas, tienen que cerrar, razón por la que existan innumerables locales vacíos en los pueblos.

Por años se ha dicho que los alcaldes son elegidos para hacer las fiestas patronales, botar la basura de las calles y enterrar los muertos que nadie reclama. Hoy día hay muchos que se creen artistas y hasta príncipes a quienes hay que rendirle pleitesía; mientras otros se lucran del erario público.

Si camina por las calles de las urbanizaciones de su pueblo, seguramente encontrará letreros de “Se Vende”, mientras los hogares para ancianos va en aumento.

Los que poseen un poco más de poder adquisitivo se mudan a diferentes estados de los Estados Unidos pero los más pobres se quedan en la isla buscando qué hacer. La población juvenil está como la infantil; en vías de desaparecer.

La preocupación suele ser más fuerte ante la ola de aumentos que arropa en estos días a la isla por la imposición de la Junta de Control Fiscal quienes vienen a cobrar el dinero de la deuda pública y no a fiscalizar ni a poner orden en el país como muchos llegaron a pensar.

Si no surge una propuesta de credibilidad que le otorgue dignidad a la raza puertorriqueña, quizá, más pronto de lo que imaginamos; Puerto Rico se convierta en un país habitado por personas de la tercera edad pidiendo dinero en las calles.

 

Share