ANGEL “CUCCO” PEÑA: SINÓNIMO DE MÚSICA, VERSATILIDAD Y CREATIVIDAD

ANGEL “CUCCO” PEÑA: SINÓNIMO DE MÚSICA, VERSATILIDAD Y CREATIVIDAD

“Lo único que quería hacer en la vida era tocar la trompeta y curiosamente es lo menos que he hecho’’

CUCCO2

El maestro Ángel “Cucco” Peña es sinónimo de música, heredero de una de las familias con más relieve en el ámbito de la historia musical de Puerto Rico. Su vida ha estado colmada de versatilidad, creatividad y amor familiar trasmitido de generación tras generación.

Su padre el maestro Ángel “Lito” Peña junto a la Orquesta Panamericana se encargó de que tanto la bomba como la plena puertorriqueña conservaran sus sonidos originales diseminándola por todos los rincones del mundo donde se presentaban.

“La música ha sido siempre el centro de nuestra familia. Mi abuelo Juan Peña Reyes fue un gran músico, director de bandas municipales, y compositor inspirado en temas de aquella época.  Mi papá dedicó su vida a la música de la manera más seria posible. Ha sido la forma tradicional de ganarnos la vida”, expresa.

El también ganador del Grammy, quien es graduado del Conservatorio de Música de Puerto Rico, admite que no se visualiza en ninguna otra profesión. Su talento y calidad indiscutible lo han llevado a recibir innumerables premios y  producir para artistas como Ricky Martin, Chayanne, Celia Cruz y Gilberto Santarrosa, entre muchos otros.

 

 

CUCO PENA

Lo único que quería hacer en la vida era tocar la trompeta y curiosamente es lo menos hecho.

– Maestro usted es un artista completo, trompetista, pianista, compositor, músico, cantante, arreglista, director musical; ¿Qué se siente tener tanto éxito en todo lo que emprende?

– (ríe tímidamente) Nunca había enfrentado ese tipo de pregunta. Siento que he trabajado enormemente, tranquilo y bastante satisfecho de haber llegado mucho más lejos de lo que soñé.

Mi carrera comenzó profesionalmente a la edad de 16, tocando trompeta en la Orquesta Panamericana de mi papá. Fue como una especie de Alma Mater pues estuve por muchos años. Lo único que quería hacer en la vida era tocar la trompeta y curiosamente es lo menos hecho. (Ríe)

He tenido la suerte y bendición de que Dios me ha abierto unas puertas inesperadas para poderme desarrollar con bastante éxito. Primero como arreglista, luego como director, productor, compositor y hasta cantante. Hoy día tengo un grupo de voces.

Es muy importante que los jóvenes que piensen estudiar música sepan que ofrece muchísimas oportunidades, mientras más cosas distintas puedas desarrollar, mayores las oportunidades para obtener el éxito y no depender solamente de tocar. Aprender hacer arreglos, dirigir orquesta, producir espectáculos, producir grabaciones, programas de televisión, discos, comerciales; si uno las aprovecha se abren puertas.

El que trabaja muy duro y camina una milla, camina dos y cumple con una serie que le llamo axioma; varias cosas que me han dado resultado, que funcionan en cualquier faceta de la música, de las artes o profesión. Porque si cumples con esa disciplina de perseguir tus metas, pararse bien, creer en uno mismo, atreverse a ser uno, utilizar los talentos que Dios le ha dado, ser persona generosa con los compañeros, derechito y responsable, te va ir muy bien. Por el contrario si no lo haces  te convertirías en uno más de los grupos. He tenido esas mismas experiencias y en la actualidad doy clases en el Conservatorio y la Universidad.

 

-¿Le ha costado trabajo hacerse un nombre propio siendo hijo del maestro Lito Peña?

– Me ha costado un trabajo enorme, pero me imagino que no solo en la música sino también en cualquier profesión que el hijo se dedique a lo mismo que su padre, y más aún si el padre ha sido sobresaliente. Obviamente se tienen retos y expectativas mayores que las de un muchacho común. Aunque se hace difícil, a la misma vez sirve de estímulo, reto, por lo menos en mi caso.

Cuando mi padre dedujo que ese era mi camino tuve su apoyo incondicional, fue mi principal maestro apoyándome en todos mis esfuerzos e inventos. Fue un sistema de apoyo de toda la familia, protección y educación.

Los padres juegan un papel importantísimo en el desarrollo de los hijos en la profesión que escojan. Pero aún más en la música  porque es una mezcla de magia, de sentimiento, la complicación a través de la música con la parte temática, gentil de la música.

 

– ¿Cuál es la lección aprendida en tantos años de carrera?

– Hay muchas lecciones y seguimos aprendiendo, esto no se acaba nunca. El trabajo, la pasión, la entrega a lo que uno hace despiertan el talento y estimulan en gran medida asegurando el éxito. Usted no tiene que ser el más talentoso o más inteligente pero sí el más trabajador. A veces pienso en el viejo dilema ese de que el genio es un 90% trabajo y un 10% genio, por experiencia te diría que eso funciona. A mí todo me ha costado mucho trabajo pero así mismo las satisfacciones son igualmente de grandes. He tenido la oportunidad de ayudar a mucha gente y estimular nuevos talentos, esa una de las cosas más lindas que tiene esta profesión.

 

-Dentro de la música, ¿qué es lo más que le da placer? Waoo!! Cada cosa tiene su encanto y causan satisfacciones. Un placer enorme es darle a los estudiantes alguna pequeña herramienta que de alguna forma le ayude a cambiar su vida, escribir algo que toque el corazón de la gente, eso es muy valioso. De la misma manera, el tocar un instrumento con el que se esté conforme como se está ejecutando, es echar el corazón a volar hacia fuera.

Desde chiquito me gustaba mucho cantar. Entiendo que mi sitio no ha sido frente a un micrófono, más bien al lado del estudio; dirigiendo, cantando y ayudando. El haber cantado un poco también me facilita ver qué es lo que está sucediendo, inclusive para hacer un arreglo, puedes visualizar cómo la persona va a cantarlo, cómo le vas a dar más oportunidad al artista de lucirse, cantar un poco ayuda en un momento. Disfruto mucho cantar, tocar, componer temas que les toque el corazón a la gente.

Decir: ¨tu tono me gusta mucho¨ no sabría qué escoger pero si fuera así escribiría una gran pieza que trascienda el tiempo y que tenga que estar ahí.

 

-¿Cómo describiría ‘’Cucco’’ Peña el artista y al ser humano?

– Creo que en cierta medida heredé de mi papá que era una persona sumamente querida precisamente por su naturaleza espiritual, generosa, amabilidad y su bondad. Ese ejemplo que me dejó ver y también el abuelo, inclusive han definido en gran medida lo que ha sido la búsqueda del plano personal. De cómo seguir siendo cada día mejor persona, mejor ser humano, lo que quería era llevar esa emoción de la integridad. Eso marca uno de los intereses más grandes en mi vida: mejorar todo lo que hago desde el punto de vista profesional, espiritual, emocional, personal. Esos mismos rasgos inspiracionales los llevé a la música y mi intención de merecer un puesto en la familia Peña, (todos son excelentísimos), me motivó a esforzarme mucho más. Para ambos planos mi meta es seguir aprendiendo, mejorando, contribuyendo a mejorar tanto en el entorno profesional que es nuestra música, como el familiar y el personal, con el ejemplo. Mi papá me dejó como un librito de instrucciones y aquí estoy tratando de seguirlo todavía.

 

-¿Cuál cree sea la problemática social de mayor necesidad de combatir en estos momentos en Puerto Rico?

– Lo que nos ocupa la mente diariamente a los que vivimos en Puerto Rico es el estar viendo las primeras planas de los periódicos, los programas de radio, de televisión; todo en torno a la crisis económica que se siente en el ánimo de las personas, en las oportunidades de trabajo. Es una preocupación que tiene la ciudadanía que vive sumamente deprimida. El reto es uno irse acomodando a aceptar las cosas que no puede cambiar, trabajar todas las que sí puede cambiar con doble energía y no dejarse caer por ninguna razón.

Aquí hay un movimiento que se llama ahora ‘’Yo No Me Quito’’ que precisamente lo que hace es inspirar a la gente a que su esfuerzo sea el doble, siempre con una sonrisa y esperanzas. Hay un montón de países que han pasado por cosas peores que las nuestras y han sobrevivido plagas, guerras, tsunamis, tragedias terribles, pudiendo salir adelante. Nosotros nos vamos a levantar también.

 

-¿Cómo cree se encuentra la música actual? ¿Le ha afectado la crisis a la industria?

– Claro! Imagínate: la música forma parte de la industria del entretenimiento, sí de la cultura, pero mayor parte del entretenimiento como tal que es sumamente importante después del orden de prioridades que es pagar la casa, el carro, hacer compra… Y la gente ve sus recursos limitados. Una de las cosas con que se tiene que contar es con la capacidad de ir a eventos especiales.

Creo que los músicos en Puerto Rico han sentido una gran diferencia a lo que era el Puerto Rico de hace 20 años. La prueba está en que cuando comencé a tocar en la orquesta de mi papá, tocábamos en 13 programas de televisión en la semana, más comerciales, grabaciones, etc. Hoy en Puerto Rico queda un solo programa de televisión con música que es ‘’El Show de Chucho Avellanet’’ y ese corre la mitad del año. Cuando yo era muchacho, en todos los hoteles había una orquesta que tocaba shows todas las noches, grupos que tocaban en las barras y tríos en los comedores. En la noche en cada hotel había por lo menos 25 músicos trabajando. Hoy en día si hay 2 o 3 son muchos.

Las fiestas patronales se han reducido dramáticamente, recuerdo la época en que dirigía a Lunna que hacíamos 5 y 6 fiestas patronales a la semana. Todo se ha ido reduciendo debido a la economía. Los que trabajamos en la industria musical nos hemos visto obligados a tomar trabajos secundarios, adicionales. Casi todos son maestros en las escuelas, Universidad, el Conservatorio o reparan instrumentos, adicional a tocar.  Se ha estado convirtiendo en lo que era la época de nuestros abuelos que tenían otra profesión además de la música, la cual tocaban solamente los fines de semana. En Puerto Rico se está pasando por una etapa así.

 

-¿Cuál es la fórmula de éxito que ha seguido a la hora de delinear sus producciones?

– Cada producción tiene unas expectativas, cualidades y oportunidades distintas. En la medida que llega una producción puedes ver qué es lo que hace falta, qué esperas, que puedes hacer, en qué puedes contribuir. En el caso mío se trata de seguir el corazón, los instintos que precisamente te dice qué hacer con determinado artista, canción o producción.

La música es un idioma; uno comunica en la medida en que se está haciendo, si quieres tocar el corazón de la gente, entonces sigue los pasos para lograrlo. Hay cosas que son para divertirse, música para el entretenimiento puro, como dicen en la orquesta: para gozar, bailar y las penas olvidar. Se llama exitoso en la medida en que se logra eso. Existen para inspirar, otras para educar e informar, cada proyecto termina a medida que se entiende el fin de cada uno.

Las hay destinadas a ser éxitos internacionales, otras a que un grupo determinado de la población reciba el mensaje y si eso se hace exitoso se ha logrado el propósito.

En mi caso he tratado siempre de trabajar honestamente con lo que el instinto me da cuando me ponen algo al frente, sea para un disco, una canción, programa de televisión o un espectáculo en vivo. De repente son mil decisiones que uno tiene que tomar; ¿cuál es el personal?, hay que traer el personal correcto para cada proyecto. Siempre he dicho que el secreto mayor es el de buscar la gente adecuada para lo que vas hacer. Si vas hacer salsa, búscate los mejores salseros que tengas disponibles. Igual si vas hacer Pop Rock Latino, Baladas, buscas la mejor gente para ello.

Son gente que tú vas a guiar y a escuchar porque es un trabajo de equipo y para lograr ese fin tienes que tener la capacidad de tomar esta gente y trabajar junto a ellos. El éxito tiene que ver con la capacidad para entender cuál es el trabajo de uno, el trabajo de los demás y lograr lo mejor para todos.

 

-¿Cuáles son los elementos importantes a la hora de componer?

– Todo depende. Como compositor mi mayor fuente de trabajo ha sido con las agencias de publicidad como comercial popular. Me indican de qué necesito escribir y me proveen la información con la cual llenar mis expectativas.  Lo mismo puede ser para niños, cosas étnicas, sinfónico, cultural de distintos países, lo que uno vaya a componer, el estilo, depende un poco de la dirección que te den.

El director de una película te dice que tipo de música quiere escuchar en una escena determinada y la composición es dirigida a un fin. En la publicidad compones una pieza que ayude a la campaña, esa idea que va a vender el producto.

El componer temas depende de lo que uno quiera expresar en algún momento; actitud, preocupación, algún sentimiento que necesitas expresar. En mi caso trato sencillamente de cerrar los ojos y dejarme llevar con cierta información. Uno se desconecta  como en trance con acceso a otros planos donde puede o no estar esa información que tú estás buscando. Inclusive, cuando pasa un rato y estoy como diría; trancado, que no encuentro lo que estoy buscando me levanto del estudio y me voy a caminar y no pasa mucho tiempo cuando se me ocurre algo, hay que darle la oportunidad a la mente y a la inspiración a que fluya.

El otro día estaba dirigiendo un concierto de La Filarmónica y estaba cantando Alberto Carrión, uno de nuestros compositores más inspirados. Le pregunto por una canción preciosa que escribió y me dice: -’’Cucco: tú no lo vas a creer; yo me levanté a las dos de la mañana con esta canción en la mente y me senté a escribirla en 5 minutos, como si me la hubiesen dado”. Obviamente, esas son cosas de otro lado. Mi papá me decía que mi música era de ‘’la legión de los sueños”.  Si te levantas una noche con una idea y no la apuntas, al otro día desapareció.

Cada compositor es diferente, unos escriben la letra primero, otros la música y otros ambas cosas a la vez. Yo lo he hecho de las tres maneras. Hay las que llevan punto, letra y melodía y las que sencillamente pienso en una melodía, le pongo una letra o viceversa. En mi caso no cuento con reglas fijas para escribir, sencillamente uno tiene unas destrezas, técnicas que ha desarrollado. Gracias a Dios de acuerdo al proyecto y a un sinfín de cosas todo varía en este trabajo porque todos los días no son iguales. Siempre trato de ser honesto en mi trabajo, lo que tengo que decir en determinado momento y que lo mejor de mi salga para afuera.

 

-¿Cuál crees haya sido el tema más difícil de componer?

– Normalmente lo que se hace más trabajoso es escribir temas para La Orquesta Sinfónica porque son tantos instrumentos y decisiones pequeñas e interpretación que ese tipo de cosas toman días y semanas en hacer. Un tiempo atrás estaban inaugurando El Museo del Niño y tuve que escribir un tema sinfónico para un volcán donde los niños se montan, me encantó hacerlo y me tomó bastante esfuerzo.

 

-De todas sus obras, ¿cuál es la que más satisfacciones le ha brindado?

– Esto no se puede llamar una obra pero una de las cosas que más me ha gustado escuchar ha sido que cuando hacíamos los programas de El Banco Popular, Marc Anthony iba a cantar ‘’Preciosa’’ y se me ocurrió escribirle unos versos al final de la canción y eso le ha encantado a la gente; lo cantan aquí en Puerto Rico y la gente se para de la emoción… El otro día había un coro de niños de Cuba cantándolo y siento que toqué el corazón de nuestro pueblo; ese tipo de cosas sencillas, se logró a capacidad.

 

-¿A qué cree se deba el haber perdido el romanticismo, la lírica, la manera de decir las cosas en la música de hoy?

No tengo una explicación concreta. Los jóvenes de cada generación responden a las modas, tienen que romper con las cosas de los padres y de los abuelos por buenas que sean. Hubo un tiempo en que la gente salía a comprar canciones tristes y he visto un cambio en la música con los muchachos; ellos quieren divertirse, sonreír, no le gustan los cantantes llorosos ni las penas. Es una generación con una visión distinta, en el disfrute de la vida. En algún momento madurarán y verán sus raíces para descubrir que la música de sus padres también tenía su gran valor. Es la época en que los jóvenes están comprando música dirigida al disfrute, hacia la felicidad. La música corta venas y el romanticismo es maravilloso pero para ellos no es atractivo.

 

-¿La diferencia entre el bolero, la balada y el pop?

– Tienen diferencias rítmicas. El bolero es un ritmo con su percusión latina: con su bongó, con sus congas, las armonías. La balada es un ritmo menos tradicional aunque el tiempo es parecido, es más rítmico y en cuestiones de armonías es más moderna, tirando al pop. El Pop es totalmente más rítmico y más alegre todavía, es más movido.

 

-Se habla del jazz y del jazz latino, ¿cuál es la diferencia?

– El Jazz Latino para muchos tiene que ver con la percusión latina y los ritmos afroantillanos con sus fusiones: ya sea con bomba, salsa o plena. Hay cosas del Jazz Latino que parecen un baile de fiestas patronales, es el que trae Tito Puente, Mongo Santamaría y estos grupos que empezaron a hacer estas fusiones, bien ‘’abaquinao.’’

Pero existen diferentes tipos de Jazz, que tienen otro color, diferente rítmica y emoción, en algunos hasta tristezas y otro muy progresivo.

 

-Hablando de premios, ¿cree que cotizan al artista?

– Yo creo que siempre es agradable recibir premios. Que celebren el trabajo de uno independientemente de cuán merecidos son o no. Estoy a favor de cualquier celebración que promueva a los artistas, músicos; las cosas que hacen los jóvenes para mi es positivo independientemente gane o no. Es sumamente bueno para la industria. Aunque esto es mucho del negocio, del apoyo de las disqueras y los que promueven a los artistas.

 

-¿De los artistas actuales a quien le ve más posibilidad de una exitosa carrera?

– En Puerto Rico hay montones de talentos y cada día es más difícil abrirse paso. Aquí están Pedro Capó, Kanny García, este muchacho que ganó ‘’Objetivo Fama’’ hace unos años: Juan Vélez. Hay muchísimo talento que están haciendo cosas y a los que les deseamos toda la suerte del mundo.

 

-De todos los artistas con los que ha trabajado, ¿quién es el menos problemático? ¿Más disciplinado?

– Jajaaaa!!!…(Ríe) Siempre me preguntan cuál es el más difícil y nunca cuál es el mejor… ¿Disciplinado? Ednita Nazario. Ella llega bien preparada y toma muy en serio su trabajo en todas las facetas. No es que otros no sean disciplinados pero, la primera que me salta a la memoria es Ednita Nazario, ella es un ejemplo en ese tema.

 

¿Compone por encargo?

– Todo el tiempo. Hoy en día la mayoría de los compositores escriben por encargo. Eso no quiere decir que no refleje quién tú eres y que no pongas el corazón pero, si te llama un artista, quién sea, por ejemplo: Olga Tañón te dice: ‘’necesito una canción para esta ocasión”. Tú vas a poner al servicio de esa encomienda todo el talento, la visión, va a salir hacia afuera tu corazón, tu manera de decirlo y tu opinión, pero en función de lo que te pidieron.

 

-¿Escribe pensando en el artista o en usted?

– Compongo pensando en el artista pero nunca puedes esconder quién eres. Escribes pensando en algo que ese artista pueda emocionarse diciendo el mensaje que quiera llevar, pensando en la posición del artista. En los seres humanos los sentimientos son los mismos; el amor es el amor, la alegría es la alegría y la pasión es la pasión. Puedes componer de acuerdo al tema que te han encomendado, a transmitir esas emociones a través de tu visión de lo que es el amor, el abandono, el rechazo, la llegada de un hijo o lo que vayas a escribir. Uno cierra los ojos y se imagina que eso le está pasando a uno.

 

CUCCO CON EL GRUPO ALLEGRO

-Hábleme sobre Allegro: los planes y los nuevos integrantes.

– El Nuevo Allegro es un sueño. Ya llevamos unos cuantos meses pero todavía nos estamos acoplando, conociendo, buscando canciones… En la época del Allegro original cuando estábamos; Dagmar, Lunna, Tito Lara, Luis Antonio Cosme y yo pasamos tiempos tan lindos, experiencias tan buenas que nos convertimos en una segunda familia. Los que quedamos de ese grupo nos quedamos con las ansias de repetir esa experiencia, aparte de que nos encanta cantar a voces que no es lo mismo que cantar solo. Cuando estaba hablando con Dagmar empezamos a discutir a quiénes incluir y por ahí llegó Juan Vélez, Nelson Muñoz (‘’Culebro’’ el comediante), Hilda Ramos, quien es una de las figuras principales en el canto clásico y empezamos a trabajar en esta nueva versión de Allegro. Gilberto Santarrosa nos llamó para que cantáramos en uno de los espectáculos que recientemente presentó en Bellas Artes y la reacción del público fue lindísima. Tenemos muchas esperanzas de poder echar este grupo hacia adelante.

CUCCO

– Dígame algo que no le haya dicho a nadie pero que desea que el público lo sepa

– Realmente soy una persona bien tímida. En ocasiones he pasado por momentos en que la gente espera algún comportamiento de mi parte y por mi timidez no lo he podido complacer. Puede que se malinterprete de alguna manera creyendo que los ignoro pero no es esa la situación. Desde chiquito, como tantos otros, era una persona bastante tímida pero con los años he logrado superarlo bastante.  Como ahora trabajo como Director de la Banda Del Instituto de Cultura de Conciertos de Puerto Rico con el personal se me da la oportunidad de dirigirme a la gente en los diferentes conciertos, hablarles de la historia de la música, los músicos, que es relevante para determinar un concierto y me ha ayudado a desarrollar la capacidad de expresarme de una manera más libre, más natural. Pero por muchos años he sido una persona bien tímida. Eso yo no se lo digo a nadie. Jajaaa!!! (Ríe)

 

 

 

 

 

 

 

 

Share