La historia de Jaime Vázquez, ícono hispano en Jersey City Parte 1

Estuvimos en el velorio donde asistieron más de doscientas personas

0
3533

“El (Vázquez) fue más que un veterano de la guerra del Vietnam. Ha sido un pacifista que pudo unificar a todo el pueblo en Jersey City”, dice a Kabili Tayari, ex –vicealcalde de Jersey City, quien conoció a Vázquez en 1969

 

 

Si las lágrimas pudieran construir una escalera…

Apenas me acercaba a la casa funeraria Introcaso en la calle Brunswick en Jersey City para asistir al velorio del legendario Jaime Vázquez, se me cruzó por mi mente las letras de una vieja canción latinoamericana. “No sé si habrá otro mundo donde las almas suspiren, yo vivo sobre esta tierra trajinando todo el día…” (*)

Por un instante pensé en ese otro mundo, donde tal vez Vázquez, haya sobrevolado y con sus dotes de retador, muy bien podría continuar en sus ideales de justicia. Su vida terrenal de inquieto soñador, aguerrido veterano de la guerra del Vietnam, luchador social y líder innato, finalizó a los 67 años de edad el 11 de octubre de 2016.

CINTHYA, JAIME Y ANTHONY VÁZQUEZ, HIJOS DE JAIME VÁZQUEZ
CINTHYA, JAIME Y ANTHONY VÁZQUEZ, HIJOS DE JAIME VÁZQUEZ

Ya dentro de la casa funeraria, presuroso pregunté por sus miembros de familia y me asomé a la primera fila donde vi a su angustiada madre Ada de la Cruz, lo mismo a sus hermanos Carlos, Linda, Raymond y Zaida. Los hijos de Jaime Cynthia, de 38 años, Jaime Jr. de 37, y Anthony de 35, estaban sentados juntos a la abuela. Rick Massa, medio hermano de Jaime, había fallecido en julio de este año y el dolor continuaba en su numerosa familia. Los hijos de Jaime, mantenían la serenidad. Jaime Jr. Y Anthony, llevaban en el pecho las insignias de su padre cuando este se desempeñó como concejal y después vicealcalde de Jersey City. Cynthia nos contaba los últimos días de su padre en el hospital.

Al ofrecerle mis condolencias, doña Ada, sonrió levemente, luego me alcanzó un recuerdo con la foto de su hijo Jaime. Las letras del primer párrafo de este recuerdo tipo estampa empiezan diciendo:” Si las lágrimas podrían construir una escalera y con los pensamientos un carril de la memoria, y yo podría caminar hasta el cielo y traerlo de vuelta a casa”. Vázquez, yacía en el ataúd uniformado, a su costado su espada y su boina, todo un guerrero.

Unos pasos dentro de la sala mortuoria, divisé entre los asistentes a un viejo amigo de Jaime Vázquez, el abogado puertorriqueño Juan Cartagena, conocido luchador en las lides legales por los derechos civiles. “Ya no quedan personas de la talla y conciencia de Jaime, se nos están yendo”, comentó sumamente afligido. De la vieja guardia de líderes puertorriqueños, ya no quedan.

En noviembre de 2015, pude entrevistar a Vázquez para AHORANEWS. (Vázquez, condecorado veterano de Vietnam y líder político en mil batallas). En esa oportunidad Vázquez declaró que tenía planes de escribir su libro y contar su experiencia militar, como empezó su trabajo anti-racial y sus jornadas como líder. Recordó los inicios de la agencia puertorriqueña PACO en 1960 recordando a personajes como: Perfecto Oyola, Elia Rivera, Julio Colón, Gloria López, Iris Tirado, Primitivo Ovalle, Rafael Pou, Benjamín López y otros líderes vinculados a PACO como Mariano Vega y Nidia Dávila Colón. “Actualmente en esta agencia (PACO) se ha cambiado las reglas para elegir a la Junta Directiva. “Me gustaría asumir la posición que tuvo Eliu Rivera para volver a dar excelentes servicios a toda la comunidad”, sostuvo Vázquez en dicha entrevista.

“Tenemos cinco dedos en cada mano, si nos uniéramos todos los latinos como un puño, seríamos muy fuertes y nadie podría vencernos”, solía decir el conocido líder, cuyo primer nombre me hace recordar al legendario educador Jaime Escalante, otro valor hispano en el campo educativo de origen boliviano.

“Para Jaime uno no debía justificar la compasión. La vio siempre como elemento esencial del proceso democrático», comentó Juan E. Albornoz, al asistir al velorio junto con su esposa Judith. Albornoz, es un escritor e intelectual de origen chileno y residente por muchos años de Jersey City.

 

Familiares y amigos
Familiares y amigos

Su sombrerito de boína

Cartagena, al enterarse de la muerte de Vázquez, describe a su antiguo amigo y compañero de jornadas en defensa de Vieques de este modo: “su sombrerito de boina lleno de medallas de servicio militar dejará de ser parte de cualquier motín que necesitaba un toque de militancia.  Su voz bajita de fumador de nicotina no nos acompañará en cualquier próxima denuncia del abuso del poder de los ricos contra los pobres”. “…Uno que nunca se daba por vencido. Uno que tenía razón cuando sus argumentos se analizaban a largo plazo”, asevera Cartagena, refiriéndose a Vázquez y sus fuertes convicciones por las buenas causas y sus dotes de líder, de no bajar la cabeza ante cualquier amenaza.

 

“Sus remembranzas que vinculaban los abusadores de ayer con los de hoy no serán ofrecidas por este veterano de guerras oficiales y extra-oficiales a sus colegas en cualquier reunión para elevar la condición de los más necesitados”, precisó Cartagena en su artículo “El Incansable luchador por Jersey City” (El Diario La Prensa, NY), lamentando la desaparición de un luchador de conciencia. Cartagena es actual presidente de Latino- Justice PRLDEF.

 

Anthony y Jaime Vázquez Jr. rodeados por Carlos Vázquez y Linda Bank y su esposo
Anthony y Jaime Vázquez Jr. rodeados por Carlos Vázquez y Linda Bank y su esposo

“Mi Viejo San Juan” se oye en su funeral

Al día siguiente, el sábado 15 de octubre, cerca de 200 personas, entre familiares, veteranos de la guerra, autoridades y activistas, condujeron el ataúd de Vázquez -cubierto con la bandera estadounidense -hasta el Holy Name Cemetery en el West Side Avenue. Al pasar por el edificio municipal de la calle Grove, pusieron la bandera a media asta en señal de duelo. En el cementerio se entonó a viva voz “Mi Viejo San Juan “coreado por los asistentes y los veteranos venidos de todas partes quienes saludaron con honor a uno de sus hombres más queridos. “Nuestra familia se sintió consolada por tantos amigos y compañeros de Jaime en el velorio y su entierro donde se entonó Mi viejo San Juan, que le gustaba mucho a mi hermano”, comenta Linda Bank, hermana de Jaime Vázquez.

“El (Vázquez) fue más que un veterano de la guerra del Vietnam. Ha sido un pacifista que pudo unificar a todo el pueblo en Jersey City”, dice a los periodistas Kabili Tayari, ex –vicealcalde de Jersey City, quien conoció a Vázquez en 1969.

 

De Puerto Rico a Jersey City

Cuando Vázquez tenía 3 años de edad, su madre decidió mudarse del pueblo de Cayey, Puerto Rico, a Jersey City. Jaime y su hermano menor Carlos, fueron los primeros en llegar. Siguieron después sus otros hermanos y hermanas. Su padre, Zoilo Vázquez, fue militar durante 25 años y peleó en la Segunda Guerra Mundial.

Al cumplir 17 años de edad, se enroló a los “Marines” y después de recibir adiestramiento fue enviado al frente de batalla en Vietnam junto con otros miles de soldados que combatían en esta guerra impopular. Vázquez había sido asignado como ayudante de ametralladoras, en una de esas ofensivas resultó seriamente herido con una granada. En 1969 Vázquez se retiró con el grado de Sargento y recibió la más alta condecoración, la medalla “Corazón Púrpura” y numerosas distinciones militares. Luego fue un asiduo defensor de los veteranos.

 

Tres veces elegido concejal

Jersey City, fue una de las primeras ciudades de New Jersey en la que comenzaron las luchas comunitarias. Vázquez decidió seguir activo, esta vez desde la trinchera de activista comunitario. Después de graduarse en Saint Peter College, trabajó fuerte y destacó por su tenacidad. En los vecindarios con problemas de vivienda y desempleo en Jersey City, empezó a sentirse su lenguaje agresivo y su forma directa de combatir la discriminación y el odio racial, particularmente para defender a la comunidad puertorriqueña. Su formación y carisma lo condujeron convertirse en un líder popular entre los pioneros puertorriqueños por lo que se aventuró a ingresar a la arena política. Entre 1985 y 1997 Vázquez, fue elegido tres veces concejal de Jersey City y se había ganado el respeto de los políticos.

Cuando fue concejal de Jersey City, Vázquez se ganó el apodo de ‘Batman’, por la pasión que ponía en defender las causas de los hispanos/puertorriqueños que en esos años eran desplazados de su distrito conocido como el “Downtown”. Los precios de las viviendas se triplicaron en esa zona debido a la cercanía con Nueva York y los antiguos residentes eran sometidos al acoso para que se mudaran a otro lugar. Los medios noticiosos de esa época mencionan sus anécdotas. “Me decían Batman, porque yo era una persona con más edad que el concejal Bill O’Dea”, declaró Vázquez. Hoy, O’Dea es legislador del Condado de Hudson y aspirante a la alcaldía en Jersey City.

Sus legislaciones en el municipio de Jersey City dieron un giro al panorama tradicional. Vázquez sometió varias resoluciones a favor de los inmigrantes y otra que marcó historia, ha sido la resolución que declara la ciudad de Jersey City libre de armas nucleares (Nuclear Free Zone). Asimismo, junto con otros líderes puertorriqueños defendió la desmilitarización de la Isla de Vieques en Puerto Rico.

En 1997, una resolución sometida por Vázquez en el municipio de Jersey City, logra su aprobación y esta ciudad fue declarada Santuario para los inmigrantes. “En vez de penalizar a los inmigrantes, el gobierno debe dar la bienvenida a los recién llegados que trabajan duro, obedecen las leyes, y mantienen a su familia”, nos dice Vázquez. Esta resolución es uno de sus principales legados.

Vázquez, con hidalguía enfrenta ataques raciales de grupos anti-inmigrantes, incluso mediante programas de TV. Más tarde, fue nombrado director de Asuntos de los Veteranos, vicealcalde de la ciudad y en una oportunidad aspiró como candidato para la posición de alcalde. “También fue lanzador de campañas quijotescas para la alcaldía que nunca lograron su meta pero que siempre aseguraban que su mensaje de paz y de justicia llegaba al debate público”, recuerda Juan Cartagena.

 

No a la fiebre anti-Inmigrante

Vázquez, al referirse a la comunidad inmigrante, sostuvo en la entrevista efectuada en noviembre del año pasado que son muy positivas las contribuciones de los inmigrantes y sus nuevas generaciones en el desarrollo de los Estados Unidos. Desde entonces le preocupó la fiebre anti-inmigrante que parecía hincharse como un tsunami en los últimos años. Al aproximarse las elecciones presidenciales y la gobernación en New Jersey, a Vázquez le perturbó en vida cuando uno los candidatos presidenciales (Donald Trump) empezó con sus ataques directos contra los inmigrantes hispanos.

De sus largas caminatas, su lucha a favor de Vieques, sus viajes y proyectos, nos ocuparemos en la segunda parte de esta serie.

(*) Dona Ubenza, canto popular latinoamericano

 

 

Compartir
Artículo anteriorLegislación de asequibilidad para la educación superior recibe apoyo del comité
Artículo siguienteLa Educación en Masa Esta Obsoleta
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.