<!--:es-->¿Cómo usar correctamente la servilleta durante las comidas?<!--:-->

¿Cómo usar correctamente la servilleta durante las comidas?

De qué manera se debe presentar en la mesa, qué usos son adecuados y cuáles no, qué debemos hacer con ella una vez hemos terminado de comer…
De algodón, de hilo, lisas, estampadas, más grandes, más pequeñas… pero todas ellas con una misma función: limpiarnos cualquier resto de comida o bebida que nos haya podido quedar en los labios mientras comemos.

El uso de la servilleta se convierte en un gesto más que cotidiano pero, eso sí, con sus propias normas básicas de protocolo (especialmente si se trata de una comida o cena un poco más formal). Éstas son algunas de las más importantes:
***En cuanto a su presentación en la mesa, recordamos que la servilleta se puede colocar bien encima del plato o bien a los lados de éste pero nunca dentro de las copas.

***La podemos plegar en forma rectangular o triangular (mejor olvidarse de los ‘plegados artísticos’) y si tiene algún bordado, poner éste hacia arriba.

***Es preferible presentar las servilletas solas (el servilletero quedará reducido al ámbito más informal o familiar).
***Cuando empecemos a comer debemos cogerla de la mesa, desplegarla suavemente y colocárnosla sobre las piernas.

***Sólo la utilizaremos en los momentos debidos; es decir, antes y después de beber, ya que de esta manera evitamos que se ensucien las copas, y para limpiarnos de cualquier mancha o resto de comida. Nunca para limpiar una copa o un cubierto (y mucho menos, claro está, para secarse el sudor, sonarse la nariz, etc).

***Nunca se coloca al cuello, como un babero. Esto solamente se permitirá en el caso de los niños.

***Tras la comida, llega la otra gran duda: ¿qué hacemos con ella cuando hemos terminado? Mucha gente la dobla y la coloca a la derecha del plato, sin embargo esto puede inducir a error y hacer pensar que la servilleta no se ha usado durante toda la comida. Por eso, lo más correcto es cogerla y dejarla tal cual, es decir un poco arrugada, a la derecha del plato. Eso sí, deberemos fijarnos y colocarla por el lado que menos la hayamos ensuciado.

Share