El Senado aprobó legislación de Cunningham, Greenstein y Sweeney que establece pago de compensación para oficiales correccionales

La legislación también cubriría a otros oficiales tales como la policía de las universidades, libertad condicional y conservación

TRENTON – La legislación patrocinada por la senadora Sandra B. Cunningham, la senadora Linda Greenstein y el presidente del Senado, Steve Sweeney, que establece un programa de compensación para ciertos oficiales y personal quienes resultaron lesionados mientras cumplían funciones en el trabajo fue aprobada por el pleno del Senado.
El proyecto de ley, S-596 cubrirá a oficiales estatales de las correccionales, oficiales de prisiones juveniles, oficiales de centros de detención juvenil, oficiales de servicios humanos, policía de parques y oficiales de conservación quienes durante el desempeño de sus funciones sufrieron lesiones físicas como resultado de disturbios o asaltos por internos bajo su custodia.

Los oficiales de libertad condicional lesionados durante el desempeño de sus funciones por alguien bajo su supervisión también estarían cubiertos bajo el programa. Además, los empleados civiles que trabajan directamente con reclusos o detenidos también serán incluidos bajo las provisiones del proyecto de ley, así como los oficiales de libertad condicional que sufrieron lesiones físicas como resultado de un asalto cometido por un recluso, detenido o persona en libertad condicional. La legislación fue enmendada para los oficiales del Parque Interestatal de Palisade, oficiales de policía de las universidades y seguridad de los centros médicos bajo la supervisión del departamento de Servicios Humanos.

Un reporte de la prensa informó que dos ataques ocurrieron en el lapso de tres meses contra los oficiales. El ataque más reciente fue reportado este año en el diario The Star-Ledger. El ataque ocurrió el 31 de diciembre de 2016 en la prisión estatal de East Jersey en Rahway. El oficial fue atacado por un preso y tratado en el hospital por varias heridas. El diario también reportó un asalto ocurrido en septiembre de 2016. El Star-Ledger informó que un agente de correcciones del condado de Burlington fue atacado por un recluso en el centro correccional de jóvenes Albert Wagner en el condado de Burlington. Según el artículo, el oficial fue golpeado 36 veces en la cabeza. Lo llevaron al Hospital Robert Wood Johnson University en Hamilton, donde recibió varios puntos de sutura en los labios.

El oficial de correcciones también sufrió contusiones en su rostro y cabeza. En ambos casos los oficiales tuvieron que salir del trabajo para recuperarse de los golpes.
“Un ataque contra un oficial es uno de mas, por lo que hay que hacer algo. Estamos descubriendo que con demasiada frecuencia, los funcionarios de correcciones tienen que esperar semanas antes de recibir sus beneficios de incapacidad temporal, y la cantidad recaudada es a menudo considerablemente menor que el salario completo, causando estrés financiero indeseado e innecesario “, dijo la senadora Cunningham. “Esta legislación ayudará a proporcionar un alivio a los hombres y mujeres que hacen este trabajo, dándoles la posibilidad de solicitar una compensación de pago por lo que no tendrá que pagar un precio aún mayor por su lesión”.
Según el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, los oficiales de las prisiones están en la tasa más alta de lesiones y enfermedades de todos los campos laborales. Las lesiones a menudo están cubiertas hasta cierto punto por la compensación del trabajador, pero, por ley, un individuo debe estar incapacitado para trabajar durante siete días antes de ser elegible para beneficios temporales. Este proyecto de ley trata de reducir el estrés financiero que cargan los oficiales que han sufrido una lesión como resultado de un ataque en su lugar de trabajo. El proyecto de ley establecería un programa para cubrir el déficit causado por el retraso en los beneficios de compensación al trabajador o la diferencia entre la cantidad recuperada a través de los beneficios y la cantidad que el oficial habría ganado si el ataque nunca hubiese ocurrido.
“Estos oficiales son individuos que nunca pueden bajar la guardia y que corren el riesgo de ser atacados en cualquier momento, lo cual es algo aterrador”, dijo la senadora Greenstein (D-Mercer / Middlesex). “Este proyecto de ley procura hacer que los funcionarios quienes son lesionados por reclusos violentos estén financieramente satisfechos y cubiertos de cualquier déficit causado por el retraso de los beneficios de compensación del trabajador y proporcionándoles los ingresos que tendrían si no hubiera ocurrido el desafortunado ataque”.
“Los hombres y mujeres que son responsables de mantener la seguridad en las prisiones y cárceles están haciendo trabajos que pueden llegar a ser extremadamente peligrosos en cualquier momento”, dijo el senador Sweeney (D-Gloucester, Cumberland, Salem). “Los oficiales de corrección están expuestos a la amenaza de ser lesionados diariamente. Pueden ser blanco de ataques que pueden causar daños graves e incluso poner en peligro sus vidas. Ellos se merecen mejores protecciones y garantías. Este proyecto de ley establecerá un programa para asegurarse de que los oficiales y los miembros del personal que son lesionados en el trabajo reciban una compensación justa mientras están de licencia”.
Bajo el proyecto de ley, el oficial lesionado tendría derecho a recibir su salario completo hasta que comience los pagos de compensación del trabajador. El proyecto de ley también permitiría al funcionario lesionado recibir pagos suplementarios de su empleador en una cantidad que, cuando se agrega a los pagos de compensación de los trabajadores, sería igual al salario neto del oficial lesionado en el momento de la lesión.

Los pagos continuarán mientras el oficial continúe siendo un agente de correcciones o de libertad condicional y continúe recibiendo compensación del trabajador.
El proyecto de ley fue aprobado por el pleno del Senado con una votación de 34-0 y por la Asamblea con 62-4-2 votos. El proyecto de ley ahora va en camino al escritorio del gobernador.

Share