Se caldea lucha primarista para la gobernación en el Partido Nuevo Progresista

0
724

Politiquería versus buen gobierno

(San Juan, Puerto Rico) La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced (WVG), está erosionando los grupos de apoyo de su rival para las primarias de junio 2020, Pedro Pierluisi Urrutia (PPU). Son muchos los militantes del Partido Nuevo Progresista (PNP) que semanalmente anuncian su apoyo a la gobernadora. Los analistas y la mayoría del pueblo concuerdan en que detrás de la campaña de la gobernadora se encuentra el mollero del todopoderoso presidente del Senado y del PNP, Thomas Rivera Schatz (TRS).

“Es obvio que el verdadero poder detrás de la candidatura de Wandita es Rivera Schatz”, expresó Jefté Serrano de San Juan. “Los ves parrandeando juntos, en actos políticos, pero sobre todo en el apoyo de los senadores del PNP”.

“La gobernadora está visitando los municipios y los alcaldes que una vez apoyaron a Pierluisi están coqueteando con ella”, señaló François Crespo de San Juan. “Es un plan bien orquestado. Una planificación maquiavélica para desbancar las aspiraciones de Pedro “el breve” (haciendo referencia a los pocos días en que ocupó la gobernación de facto). TRS no lo quiere en la gobernación. Se alió con el peor de sus némesis”.

Lo interesante de la campaña primarista del PNP es que ambos candidatos son apoyados por poderosas maquinarias de contratistas e inversionistas.

El cuñado de PPU, el reconocido abogado e inversionista Andrés “Andy” Guillemard Noble, esposo de Caridad “Cari” Pierluisi, pertenece a una poderosa familia cuyas influencias en la política han sido seriamente cuestionadas en el pasado. De hecho, durante las vistas de confirmación de PPU como secretario de Estado el pasado agosto se cuestionó la relación de este con su cuñado, quien fue director de la campaña cuando fue electo comisionado residente. Luego de su juramentación de facto de Pierluisi como gobernador, la primera persona en personarse a la Fortaleza fue Guillemard.

La gobernadora ha sido cuestionada en varias ocasiones sobre su relación con Elías Sánchez Sifonte, el hombre número uno de la administración de Ricardo Rosselló. Hace unos días se llevó a cabo una recaudación de fondos para WVG donde los recaudadores estaban todos asociados a la maquinaria de Sánchez Sifonte.

“La gobernadora lo niega, pero sus acciones hablan por sí solas. La gente que la rodea, los que la ayudan a recolectar fondos para su campaña y algunos de sus funcionarios son personas que tienen alguna conexión con Elías”, puntualiza Nancy Santiago de Lares.

Hasta el mensaje que emitió la gobernadora para anunciar su candidatura tenía vestigios de la gente de Ricardo Rosselló y Elías Sánchez.

“Si escuchas bien el mensaje de WVG anunciando su candidatura encuentras palabras, como patria, que fueron empleados por Rosselló Nevares en su campaña para la gobernación”, señalo el historiador Luis Santaliz. “El uso de ideas y palabras similares para atraer al electorado eran estrategias de Edwin Miranda y su compañía de publicidad. El mensaje es claro, la gente de Elías está con Wanda”.

La relación de la gobernadora con Sánchez ha sido duramente criticada. Destaca que contrario a otras ocasiones, hasta el día de hoy el Departamento de Justicia no ha ido con todas las de la ley contra el asesor y amigo de Rosselló y WVG en el caso del famoso chat que terminó con la gobernación del hijo del mesías.

Empero, mientras la campaña primarista del PNP captura la atención del electorado existen otros temas que son preocupantes, especialmente porque no se observa acción gubernamental para resolver la situación.

Analistas y economistas están preocupados por el futuro del impuesto a las foráneas que le representan $2,000 millones al erario público. La administración Trump anunció que lo eliminará.

“Las farmacéuticas tienen 70,000 empleados que son los mejores pagados en el país, la acción del tesoro federal podría significar el cierre de las empresas y la desaparición de los empleos”, señala la financista Mariloli Villabella.

“Eso requiere la atención urgente del gobierno, pero parece ser que a nadie le importa. Viven enajenados de la realidad”, añadió Villabella.

Otro asunto prioritario son los fondos para subvencionar el plan de salud del gobierno de Puerto Rico. Originalmente la primera mandataria y la comisionada residente, Jennifer González, anunciaron con bombos y platillos la llegada de $12,000 millones para evitar el colapso del sistema de salubridad gubernamental, pero el acuerdo se cayó, tal y como lo había indicado AhoraNews.

“Puerto Rico puede enfrentar una crisis de salubridad como nunca en su historia, pero parece ser que a nadie le interesa lo que suceda”, indicó Villabella. “Hicieron un acto politiquero sobre la llegada de fondos que no van a llegar, ahora nadie da la cara para explicar que sucedió y como se solucionará el problema”.

“Puerto Rico no puede vivir de politiquería. Vamos a trabajar con realidades. La gobernadora suspendió el acuerdo para la privatización de los puertos por la presión que ejercieron las compañías, pero no ha indicado cual será la estrategia a seguir para mejorar la infraestructura. Tampoco ha indicado cual es el plan de promoción turística que seguirá la administración”,

“El populismo es bueno para atraer votos, pero malo cuando sustituye la sana administración. Luego del desastre de Rosselló deben de ser más cuidadosos y asegurarse que no volvamos a caer en los mismos problemas”.

Puerto Rico espera mucho de la gobernadora, pero desde su anuncio que buscará la gobernación se comporta como otros políticos en el pasado.

“Le haces una pregunta a Wandita y ella no sabe nada, lo mismo que hacía Ricardo Rosselló”, indica Juan Castro de Trujillo Alto. “En su mensaje condenó a los políticos tradicionales, pero cada día se parece más a ellos”.

“Puerto Rico aparenta estar tranquilo, sin embargo, bajo esta calma está una tormenta que puede arrasar con todo a su paso si se despierta.  La gobernadora debe repensar sus estrategias si quiere mantener el apoyo popular”, concluyó Castro.

La gobernadora no debe olvidar que su primer deber es gobernar, luego sus aspiraciones personales y la politiquería.