Richard S. MacNeish demostró gratitud al Perú la época que hizo trabajos arqueológicos en Ayacucho

0
267

 Tuvo palabras de agradecimiento a estudiantes universitarios

Nueva York. Hace 50 años, el antropólogo y reconocido académico estadounidense MacNeish expresó en vida su gratitud y agradecimiento al pueblo peruano mientras estuvo realizando sus trabajos de investigación entre 1969 y 1972 en el histórico proyecto arqueológico botánico del valle de Ayacucho, en la sierra central del Perú.

“En el mejor sentido de la palabra, no solo los funcionarios, sino también todos los peruanos con los que estuvimos en contacto, nos mostraron enorme cortesía y nos ayudaron en todo momento como país anfitrión”, escribió MacNeish en el prólogo de su primer informe de investigación interdisciplinaria en Ayacucho. (First Annual Report of the Ayacucho Archaeological-Botanical Project. Archivo The Robert S. Peabody Museum of Archaeology.1969).

Cerca de 30 estudiantes universitarios de Ayacucho y Lima, interactuaron en este gran proyecto. MacNeish le dio las gracias en su informe. Sus nombres aparecen más adelante. Este año se conmemora el 101 aniversario de su nacimiento.

Este Proyecto promovido por MacNeish una y otra vez, fue financiado por instituciones estadounidenses. Es importante reconocer el patrocinio de Robert S. Peabody Foundations for Archeology y el apoyo económico otorgado por The United States National Science Foundation.

Lo más extraño es que en Perú, MacNeish, un gigante de la arqueología mundial, permanece en el olvido, más aún cuando hoy sobresalen los trabajos arqueológicos en las Cueva de Pikimachay y otras excavaciones importantes en Ayacucho. No existe una placa en su honor, una calle o un busto para rememorar su grandiosa contribución científica. Apenas recibió un grado honorifico de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga en 1970.

Luego de dar las gracias a Hermann Busse de la Guerra, entonces presidente del Patronato Nacional de Arqueología hace mención a sus miembros, entre ellos los reconocidos arqueólogos peruanos Luis Guillermo Lumbreras y Ramiro Matos “en cuyas zonas arqueológicas hemos trabajado y donde ellos se mostraron interesados en nuestro trabajo y nos dieron enorme apoyo”, refirió MacNeish.

Mac Neish tuvo palabras especiales para agradecer a Jorge Muelle, entonces director del Museo Nacional de Arqueología y Rogger Ravines, asistente de arqueología en el mismo museo. Ravines, como mencionamos en otro artículo, fortuitamente salvó de morir ahogado a MacNeish, cuando éste se resbaló y cayó a un río al caminar por un lugar accidentado en las cercanías de Ayacucho. Ravines, citado a veces como Roger Hernán Ravines Sánchez, ha contribuido significativamente en el esclarecimiento de los períodos aurorales de la civilización andina y tiene varias publicaciones escritas.

En su trato directo con los estudiantes y trabajadores en Ayacucho, MacNeish se esforzaba en comunicarase en español. Lo mismo ocurríó durante sus excavaciones en otros lugares como en la sierra de Tamaulipas, Puebla, Tehuacán, en México.

“los docentes de la Universidad de Huamanga desde los jóvenes estudiantes hasta su Rector el doctor Roberto Ishikawa Triveño nos demostraron cortesía y el atenuante que “este no era uno de los momentos más tranquilos en la historia de cuatrocientos años de la Universidad”, tal vez refiriéndose a las amenazas del movimiento de Sendero Luminoso. Con todo MacNeish agradeció asimismo a su colega L. Benavides, presidente del Departamento de Arqueología de la citada universidad y sus estudiantes. la fluidez de nuestra operación en Ayacucho y el éxito de nuestras investigaciones y excavaciones en el área del país circundante evidencia de la cooperación excelente y la hospitalidad que recibimos y estamos muy bien agradecidos”, puntualizó Mac Neish.

Agradece a estudiantes de Huamanga y Lima

Mac Neish con un gesto muy digno de aplaudir, dio las gracias con nombre propio.“Fueron los estudiantes los que realmente se ensuciaron las manos e hicieron la mayor parte del trabajo en el campo y laboratorio en Ayacucho”. La lista empieza con Augusto Cruzatt, Carlos Chahud, Hernando Carrillo, G. Fajardo y Ulpiano Quispe, quienes estuvieron desde el inicio. Más tarde se incorporaron S. Catacora, Freddy Ferrua, Alfredo Olivas, Oscar Parodi, Ernesto Sáez, Edmundo Pinto Rubén Quinde, Fermín Rivera, Idilio Santillana, Elías Vásquez and Juan Villas. También agradeció a los que trabajaron en el laboratorio: Víctor Cárdenas, Teodoro Espino, Fernando Arce, Lucho Greta, Eduardo Tello, Jaime Urrutia y Mario Vásquez. Menciono además a los estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos: Berta Vargas, Rosa Mendoza Fernández y Marcela Ríos Rodríguez. Hoy,todos ellos son reconocidos profesionales.

MacNeish, no se olvidó de dar las gracias al responsable de la cocina durante el proyecto: Manuel Cánepa, sus asistentes Teodocia Quispe y Aurelia Espino. Los encargados de la lavandería, Angélica Palomino, Alejandro Gutiérrez y Teodora Espino, y Juan Vásquez, el chofer y mecánico. Más tarde recibió la ayuda de Raquel Chocano Bryce en la parte administrativa de la expedición.

Finalmente, MacNeish le rindió un tributo especial al Dr. Eric O. Callen, conocido arqueólogo estadounidense quien murió en Ayacucho al sufrir un ataque al corazón  mientras dormia. Sucedió el 22 de agosto de 1970 cuando Callen, visito Ayacucho y realizó trabajos arqueológicos y de laboratorio.

MacNeish, falleció a los 82 años el 16 de enero de 2001 en un accidente automovilístico en Belice, donde realizaba trabajos de investigación.

 

 

Compartir
Artículo anteriorHijos equilibrados: el celular no es el maestro
Artículo siguienteRuth Shady Solís, gana premio anual por las mujeres en la ciencia en Perú
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.