NO VOY A PEDIRLE A NADIE QUE ME CREA

Juan Pablo Villalobos | Anagrama| Novela.

 

PREMIO HERRALDE DE NOVELA. 2016

 

Sinopsis: No voy a pedirle a nadie que me crea…, nos advierten con frecuencia los distintos narradores y personajes de esta historia, en la que lo corriente se transforma en un delirio sin que uno sepa muy bien cómo, en la que lo raro acaba siendo normal y en la que no podemos hacer otra cosa que reírnos, porque todo es hilarante, cotidiano y surrealista a la vez, como la vida misma.

 

 Citas:

«La historia quedará en la retina del lector durante tiempo porque “la verdad usa la estructura de la ficción” o porque “la ficción usa la estructura de la verdad”»

Ricardo Baixeras, El Periódico de Catalunya.

 

«Rabiosamente salvaje en la línea de Los detectives salvajes de Bolaño, y con una

obvia clave de lectura que es el humor, está escrita con una prosa de desbordante

vitalidad, reflejo de la violencia y el absurdo, con divertidos comentarios sobre

catalanes y mexicanos. Lo que en principio es una novela negra acaba siendo una

parodia de autoficción»

Juan Antonio Masoliver Ródenas, La Vanguardia.

 

«Además de cáusticas y delirantes, dotadas de un grueso humor muy estilizado (por raro

que parezca), las novelas de Juan Pablo Villalobos no se someten a ninguna regla, excepto a la lógica del absurdo. La inteligencia del autor se impone sobre la chanza y los descalabros, y especialmente sobre el sinsentido, que redime con el desahogo de una transpiración sarcástica que convierte su lectura en una valiosísima propuesta literaria»

Francisco Solano, El País.

 

«Inevitablemente, viene a la memoria la atmósfera de La conjura de los necios, deJohn Kennedy Toole, referente ineludible de cualquier asedio satírico a nuestra presente modernidad. Con un torrencial ritmo expresivo, la incesante sucesión de felices despropósitos, la emotividad nostálgica del inmigrante y una demoledora comicidad, Juan Pablo Villalobos ha logrado una magnífica novela que posibilita una eficaz reflexión sobre los valores de la multiculturalidad y el sentido de la deseable tolerancia»

Jesús Ferrer, La Razón.

 

 

«Entre otras muchas cosas es un juego tan lúdico como perverso con otra tradición, la de la mirada latinoamericana en Barcelona. El Villalobos personaje le sirve al Villalobos autor para hablar sobre alteridad, mestizaje o deslocalización, pero

también para sintetizar la actual Barcelona con fases tan precisas como esta: “sólo conoce dos estados de ánimo: la histeria del parque de diversiones y la desolación de los

cementerios». Y nosotros nos reímos (¡mucho!), aunque quizás no debiéramos porque en esa risa va implícito el reconocimiento de que sí podemos creernos algunas cosas de las que nos cuenta. Por cierto, la risa en Villalobos es vecina de la practicada por algunos protagonistas de la renovación narrativa en lengua catalana reciente. He aquí, está claro, un barcelonés»

Nadal Suau, El Mundo.

 

«Cortázar, Onetti o Donoso no sólo fueron grandes narradores sino humoristas irredentos. En esa moderna tradición que ha ensanchado la narrativa y el humor hispánicos se sitúan el escritor mexicano Juan Pablo Villalobos y No voy a pedirle a

nadie que me crea. El autor juega con el relato autobiográfico introduciendo lúdicas y equívocas coincidencias entre él y su héroe. Juega con una novela negra urdiendo una grotesca trama criminal con personajes poco recomendables»

Iñaki Ezkerra, El Correo Español.

 

«Apenas han pasado unos pocos segundos desde que cae en mis manos un ejemplar del último Premio Herralde de Novela y ya me estoy riendo. Villalobos parece incapaz de tomarse un momento de respiro y pone en pie una novela efectista y trepidante, salpicada de referencias culturetas (Nabokov, Ibargüengoitia, Volpi) pero repleta de acción, en la que no dejan de suceder cosas cada vez más turbias hasta desembocar en un mutis desconcertante y abrupto, a lo Tony Soprano. Una negrísima comedia de enredo en la que el humor y el juego literario se entremezclan con elementos más propios de un thriller»

Miguel Artaza, Pergola.

 

Link

http://spanishpublishers.net/index.php?page=shop.product_details&flypage=flypage.tpl&product_id=15319&category_id=3&option=com_virtuemart&Itemid=4

 

 

Autor:

Juan Pablo Villalobos (México, 1973) ha investigado temas tan dispares como la ergonomía de los retretes, los efectos secundarios de los fármacos contra la disfunción eréctil o la excentricidad en la literatura latinoamericana de la primera mitad del siglo XX. Anagrama ha publicado todas sus novelas, traducidas a más de una docena de idiomas. Fiesta en la madriguera: «Un ataque deliberado y salvaje a las convenciones de la literatura» (Adam Thirl-well); «Basta el laconismo de esta novela para enamorarse de ella» (Der Spiegel); «El efecto paródico acumulativo de esta novela es escalofriantemente poderoso» (Sunday Times);  Si viviéramos en un lugar normal: «”Corta, brutal y divertida” es el triple mandamiento de la novela moderna tal y como la concebía nuestro héroe B. S. Johnson, y el libro de Villalobos cumple la máxima» (Kiko Amat); «La realidad más brutal se vuelve delirante» (J. A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia); «Bebe de las fuentes de Bohumil Hrabal, César Aira, Alfred Jarry y Jorge Ibargüengoitia; es decir, de las fuentes del humor delirante» (Patricio Pron); y  Te vendo un perro: «Un profundo sentido del humor, a veces grotesco, otras sutil, surrealista… siempre ingenioso» (Iñigo Urrutia, El Diario Vasco); «Una historia condenadamente buena. Tiene el ojo de un novelista para los detalles, el de un pintor para las imágenes y el de un poeta para los giros verbales» (Kirkus Reviews).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share