EL NEUMOLOGO DR. JESUS MANUEL ROMAN VELEZ

0
2041

”ver a Jesús y la misericordia que tenía por la gente en necesidad, lo hicieron mi principal ejemplo, él es mi principal ejemplo”

Acaba de lanzar el libro titulado ”Los Pilares de la Buena Salud”

Querido, respetado por sus colegas y pacientes, el Doctor Jesús Manuel Román Vélez es un joven Neumólogo y Bariátra de 40 años de edad, apasionado por el estudio y el ejercicio, hijo del contratista Don Jesús ”Cucco” Román y de la dama Carmen Iris Vélez, maestra de profesión. Un ser completamente humilde que siente una gran admiración por la vida de Jesús de Nazareth, lo que lo ha llevado a aportar su conocimiento, ayuda y amor a sus pacientes. Su dedicación es tan personal con sus pacientes que no duda en orar si estos se lo piden.

 

El Doctor Román Vélez es uno de esos héroes anónimos que junto a otros colegas se han desplazado por el interior del país a prestarle ayuda a los necesitados después del huracán que tan fuerte azotó a Puerto Rico. En una elocuente conversación llena de informaciones necesarias para nuestra salud, el Dr. Roman separó unos minutos de su apretada agenda para conversar con Ahora News en exclusiva.

-Usted se destaca por ser un doctor muy querido por sus pacientes; ¿a qué entiende que se debe eso?

-Pienso porque los escucho, les presto atención; simplemente eso. No miro la computadora, ni el papel, me detengo, los miro a los ojos y les pregunto ¿qué les pasa? Que me digan sus quejas, sus inquietudes, contesto sus preguntas. Pienso que cuando uno se siente mal, lo que uno quiere es ser escuchado.

¿Usted es Neumólogo; Dónde estudió y porqué decidió serlo?

***Estudié Medicina en la Universidad Autónoma de Guadalajara y luego hice Medicina Interna en el Hospital Municipal de San Juan, allí mismo hice mi sub-especialidad en Pulmonar, (medicina de pulmones) y más tarde en sueño. La razón ha sido porque mientras estaba en la Escuela de Medicina me encantaban los pacientes críticos, los intensivos; me enamoré de los ventiladores, de los pacientes críticamente enfermos, me gustaba ayudarlos y decidí que la sub-especialidad la iba a hacer en Medicina Pulmonar.

 

-Además de Neumólogo, también es Bariátra: ¿Cuál es su intención de ejercer dos profesiones tan complicadas y, con qué tiempo las ejerce?

-¡Esa es una pregunta excelente! La realidad es que cuando empecé a hacer Neumología en el área oeste, llegaban donde mí pacientes que tenían obesidad severa Tipo 3 y dificultades respiratorias, algunas tan severas que vivían conectados a un ventilador con una traqueotomía. Al darme cuenta que con la Medicina Tradicional que había aprendido en la Escuela de Medicina, no podía ayudarlos, me dediqué a estudiar con pasión y descubrí que sí había una forma de ayudarlos y formalmente me hice ”Board Certified” en Medicina de Obesidad; para mí es un honor y un privilegio poder ayudar a estos pacientes. Cuando bajan de peso mejora sus condiciones respiratorias y para La Gloria del Señor, el año pasado logramos quitar 5 traqueotomías de personas que bajaron más de cien libras.

– ¿Quién ha sido de inspiración para su vida?

¡Waoo!! Eso es una pregunta grande. Me pones a pensar un montón porque ha sido mucha la gente que ha puesto su granito de arena para que llegara a donde estoy hoy, empezando por mis padres que dieron todo para mí. En el camino tuve grandes maestros; no me atrevo a mencionar a uno específicamente pero, entre ellos está el Dr. Ricardo Fernández, el Dr. Raúl Reyes que fueron Neumólogos que… Wao!!… Fueron excelentes modelos para mí. El Dr. Pablo Rodríguez de la Unidad de Trauma; para mí ver el ejemplo y la humildad con que ese hombre trabaja todos los días por sus pacientes hicieron que ellos fueran modelos del médico que yo quiero ser. Y sobretodo, pues le sirvo al Señor! Ver a Jesús y la misericordia que tenía por la gente en necesidad, lo hicieron mi principal ejemplo.

Usted acaba de escribir un libro titulado ”Los Pilares de la Buena Salud.” Hábleme sobre su libro.
¿Cuál fue su inspiración para hacerlo?

-Ese libro es producto de mi experiencia con los pacientes. Pude darme cuenta que un problema serio en Puerto Rico y en el mundo entero es la obesidad y cómo afecta la mayoría de los sistemas del cuerpo incluyendo, Mental Rigor Alzheimer, Diabetes Tipo II, Hígado Graso, Síndromes Metabólicos y todas las condiciones. Uno de los grandes problemas de la sociedad es que desde hace más de 40 años comemos demasiados azúcares y carbohidratos por lo que noté que disminuyéndolos en la dieta, yendo hasta cierto punto contrario a lo que son las guías actuales, aumentando las grasas saludables, la gente bajaba de peso. No solamente bajaba de peso, sino que mejoraba su salud. Así quise plasmarlo escrito de una manera sencilla y entendible para que cualquier paciente pueda entenderlo y mejorar su salud.

-Además, se destaca por ser un atleta consumado: le encanta el ejercicio y ¿también lo recomienda?

-Sí, totalmente. El ejercicio no solamente ayuda a la salud física, sino, también a la salud emocional y mental. Inclusive, el ejercicio físico disminuye el riesgo de Alzheimer hasta un 50%. No hay medicamento sobre la faz de la tierra que pueda hacer eso. Me encanta, me fascina, es mi forma de liberar el estrés.

Dígame qué tan cierto es que, además de ser tan profesional y tan humano en su profesión, también es capaz de orarle a sus pacientes si este lo pide?

-¡Amén! Yo le sirvo al Señor y pienso que la medicina, más que un trabajo, es un ministerio y si el paciente me lo permite y lo necesita, para mí es un honor poder orar por ellos. Creo que nosotros hacemos lo posible pero Dios hace lo imposible, ese es mi lema.

-Ocasionalmente usted predica La Palabra de Dios en la Iglesia El Calvario en el barrio Lavadero en Hormigueros, Puerto Rico: Cómo puede haber tanta fe, fuerza y Espíritu de Dios en un ser humano tan joven como usted?

-Predicar La Palabra del Señor, aunque no lo creas, es lo más nervioso que me pone. Mucho más que dar conferencias a los médicos en Convenciones Médicas. Es una responsabilidad gigante pero, en ese momento trato de compartir lo que Dios regala a mi corazón. A veces pienso que en ese momento hago más la diferencia de cuando doy conferencias en Convenciones Médicas y lo que llaman en el ámbito de la medicina ”Convenciones Importantes”.

-¿Cuál es su mayor deseo personal y su mejor deseo profesional?

-Mi mayor deseo personal es ver a mis hijos realizados, estar para ellos hasta que estén adultos y hayan realizado sus metas.

En lo profesional me gustaría poder influenciar en la salud de Puerto Rico. Me he dado cuenta que el sistema de salud de Puerto Rico tiene muchos defectos y en ocasiones intereses económicos que no siempre van a la par con el interés de cada paciente. Estoy de acuerdo que la forma que puedo cambiar la salud de Puerto Rico es educando a cada persona, la forma de comer, la forma de ejercitarse, la forma de dormir, cómo minimizar la poli-farmacia. Y cuando logro educar a un paciente, ése a su vez logra educar a otro y educar a otro… hacemos una cadena de gente que va ganando salud y toma la salud en sus manos. Yo no pienso que la salud del país se le deba de delegar al sistema porque el sistema no puede llevarlo a cabo. Pero si cada uno de nosotros, con conocimiento toma las riendas de su salud, podemos mejorar la salud de una persona a la vez. Es mi mayor deseo profesional.

-¿Cómo podemos cuidarnos ahora mismo de la Influenza?

-¡Esa es una pregunta excelente! ¡Estamos en medio de una epidemia de Influenza! Pienso que la mayor prevención es el lavado de manos, definitivamente. Gotas microscópicas que caen a la superficie, las tocamos, nos tocamos la nariz y la boca; esa es una de las principales formas de contagio. El lavado de manos y la vacunación son tremenda prevención. El lavado de manos definitivamente es una herramienta poderosa.

-¿Dónde se puede conseguir su libro: ”Los Pilares de la Buena Salud’?

-Actualmente la compañía JR Books los distribuye, en Walgreens, Wal Mart, algunos Sam’s, farmacias Pharmamax, a través de Amazon y una compañía que se llama Libros 787 también los tiene disponibles. Creo que es una lectura para aquellos que tengan sobrepeso, síndrome metabólico ó diabetes debe ser de mucha bendición.

-Un mensaje para sus pacientes y para el público en general.

-Creo que el mensaje es que debemos tomar las riendas de nuestra salud en nuestras manos. Cuando tomamos las riendas de nuestra salud nos hacemos responsables de ella y nos disfrutamos el proceso de cambio porque muchas veces queremos llegar a tal peso ó a tal diámetro de cintura pero, tenemos que disfrutarnos no solamente la meta sino, el proceso de hacerlo: cada comida saludable, cada noche que logre dormir bien, cada día que logre caminar y hacer ejercicio, disfrútese el proceso y tome la rienda de su salud en sus manos. Ese es mi mejor mensaje.

 

Oficina del Doctor: DR. JESUS MANUEL ROMAN VELEZ

401 del Edificio

CPR Professional Buiding, 55 calle De Diego

Mayagüez, Puerto Rico