Lydia Valencia: “Tenemos mucho empeño en seguir trabajando por Puerto Rico”

En New Jersey se ha recaudado un millón de dólares en donaciones y 166 toneladas de ayuda humanitaria

0
1762

En las lides de ayuda comunitaria, las mujeres latinas en New Jersey dan el ejemplo de superar barreras y obstáculos. Una de ellas es la líder puertorriqueña Lydia J. Valencia, quien desarrolla un enorme trabajo en la cruzada para llevar ayuda a las personas afectadas por los desastres naturales en Puerto Rico.

 

Valencia, quien es CEO de New Jersey Puerto Rican Congress, (Congreso Puertorriqueño de New Jersey) explica los resultados preliminares del esfuerzo de ayuda y examina el cuadro conmovedor de la población de la isla, después de 5 meses de los estragos del Huracán María.

“En New Jersey hemos ayudado a recaudar un millón de dólares en donaciones, lo mismo que 166 toneladas de ayuda para la isla”, declaró Valencia en entrevista exclusiva.

Valencia, confiesa los enormes problemas dentro de la isla para canalizar la ayuda por la falta de accesibilidad. “Hay miles de personas que siguen sufriendo porque hay lugares donde no se puede llegar con facilidad”, indicó.

En septiembre del año pasado se creó el grupo de trabajo “New Jersey for Puerto Rico Hurricane Relief”, organizado por el Congreso y los líderes de la comunidad puertorriqueña. Su enfoque ha sido actuar con transparencia y brindar ayuda inmediata y específica para el pueblo de Puerto Rico.

“Seguimos trabajando fuerte para empujar con los donativos y conseguir más ayuda para la isla” subrayó Valencia. Un informe minucioso del grupo de trabajo será emitido en breve.

El Gobernador Phil Murphy, anunció recientemente la creación de una orden ejecutiva para ayudar a Puerto Rico y nombró una comisión de trabajo en la que se incluye a Lydia Valencia y otros 17 líderes puertorriqueños. “Me siento complacida de ser parte de esta comisión y todo está bien establecido. Solamente tenemos 90 días para trabajar en nuestro informe”.

“Nos agradó mucho el esfuerzo de la senadora estatal Teresa Ruiz al recaudar 200 mil dólares para que este dinero sea distribuido en varias organizaciones de ayuda social en Puerto Rico.

“Hay firmas estadounidenses y organizaciones que están ayudando a Puerto Rico, sin embargo, hay muchas dificultades en su canalización por la falta de coordinación”.

“Los generadores eléctricos están creando polución y provocan asma y problemas respiratorios en los vecinos. El ruido es constante y los costos de combustible son muy elevados”.

“Es el caso de la agencia FEMA que hace las cosas a su manera. Los techos de las casas en Puerto Rico son planos y ellos están distribuyendo carpas de lonas, y eso no es lo más apropiado”.

“La policía de Puerto Rico no cuenta con vehículos suficientes y es un problema cuando tienen que ayudar en las calles y prestar seguridad”.

Propuestas de ayuda

Todavía el Congreso dispone de 150 mil dólares que serán distribuidos, explica Valencia. Se examinan varios lugares como una finca de café que pueda generar empleos para las personas que no tienen trabajo. Instalar cisternas de agua por la necesidad que hay; adoptar una escuela en Puerto Rico que pueda ser sostenible con energía y agua. También apoyará a las iglesias de Puerto Rico que prestan ayuda a los vecindarios.

“Estamos enlazando los esfuerzos de ayuda humanitaria. Por ejemplo, Tuvimos una donación de paneles solares que generan energía y lo destinamos una clínica integral para enfermos en Comerio, y se ha planificado el uso para refrigeración de las medicinas. Cerca de 30 mil personas reciben atención medica en estas clínicas”.

Diversidad en puerto Rico

Valencia dijo que, en la isla de Puerto Rico, las comunidades afectadas son en su mayoria puertorriqueñas. “También hay una población de dominicanos, colombianos, peruanos y otros grupos etnicos que han sido afectados por el huracán. No sólo los puertorriqueños sufren por la falta de servicios sino otras comunidades existentes”.

En entrevistas anteriores, Valencia visualizó la crisis económica y el éxodo de puertorriqueños hacia La Florida, Texas, New Jersey, Nueva York, Chicago y otras ciudades.

“La infraestructura de la isla se está desmoronando, el sistema educativo está en desorden y el sistema de salud es casi inexistente. Estos factores pueden atribuirse en parte al éxodo masivo de puertorriqueños hacia el territorio estadounidense. Ahora hay más puertorriqueños en los Estados Unidos continentales que en la isla: más de 5 millones contra 3.4 millones. Los fondos federales para la isla, aunque sean territorio de los Estados Unidos no son equitativos. No hay paridad para estos ciudadanos estadounidenses que viven en la isla”, declaró en una entrevista.

Tres décadas de servicios comunitarios

Lydia Valencia, de 75 años de edad, es una luchadora infatigable por los derechos de los puertorriqueños en New Jersey. Hace más de 30 años que dirige el Congreso Puertorriqueño de New Jersey. Desde 1971, esta organización primigenia, ha defendido los problemas claves que afectan a los puertorriqueños en el estado de New Jersey. Como líder puertorriqueña, Valencia, sigue trabajando en la defensa de las preocupaciones que afectan a las familias, la educación y la injusticia social en la comunidad puertorriqueña e hispana.

“Dios me prodiga de salud y energía para seguir trabajando en mi comunidad, no sé lo que haría si yo estuviera sentada en mi casa”, subrayó Valencia.

 

Compartir
Artículo anteriorEL NEUMOLOGO DR. JESUS MANUEL ROMAN VELEZ
Artículo siguienteDestino: Simplemente espectacular Singapur
Roberto J. Bustamante
Periodista profesional con amplia experiencia en asuntos internacionales, políticos y comunitarios en Nueva York-New Jersey. Ha sido corresponsal en Naciones Unidas y funcionario de prensa en la Oficina del Fiscal General de New Jersey. Es graduado en Periodismo, Educación y Relaciones Públicas en universidades peruanas. En 1987 obtuvo una Maestría en Ciencias Sociales en la Universidad Long Island en Nueva York, y en 2007 hizo una segunda Maestría en Asuntos Globales en la Universidad Rutgers en New Jersey .Bustamante fue distinguido con el grado de Doctor Honoris Causa por Essex County College en Newark, New Jersey.