Las Bibliotecas de Papel Murieron Hace Tiempo

Las Bibliotecas de Papel Murieron Hace Tiempo

Las bibliotecas de las escuelas de Puerto Rico están obsoletas, no tienen acceso suficiente ni equipo para los estudiantes que sirve. Los bibliotecarios que fueron entrenados hace dos décadas están totalmente desconectados de la realidad mundial y son custodios de libros de papel y equipo que no funciona. La biblioteca debe ser un centro de producción multimedia para que lo estudiantes puedan planificar y hacer sus proyectos usando la tecnología disponible. También debe ser un centro de conexión con el mundo por medio de la Internet.

 

Los bibliotecarios pueden tener una función más pro activa mediante la preparación de actividades multifacéticas que se pueden llevar a cabo en todas las materias. El bibliotecario que solamente es  custodio de un equipo audiovisual y varios libros de papel es la cosa del pasado. El coleccionar libros en un sitio que nadie usa efectivamente, es una pérdida de tiempo para las escuelas, los estudiantes y maestros. Es un sentimiento romántico que solo complace al que se disfruta de un libro en su casa.  Ahora con la tecnología disponible, podemos leer un libro con el celular, la tableta, la computadora portátil y en el propio televisor de la casa.

 

Es por eso que nos proponemos a divulgar lo que ocurre hoy día en las escuelas para estimular un cambio positivo hacia el futuro.  Las bibliotecas deben ser centros de producción tecnológicos comunitarios disponibles de 7 de la mañana a 10 de la noche incluyendo los fines de semana y días feriados.  Debe ser el centro de comunicaciones para las comunidades que no tienen acceso a la Internet por falta de dinero.

 

La pobreza de las familias de Puerto Rico ha marcado la brecha digital que sigue creciendo entre los ricos y los pobres.  Los precios del servicio de cable y de Internet siguen subiendo lo cual hace que los estudiantes pobres estén en una desventaja bien grande. Encima de eso, usamos las biblioteca para coleccionar libros que nadie usa y que ocupan un espacio que pueda usarse para dar clase o producir proyectos escolares.

 

No es un secreto que los libros de texto digitales se venden mucho más que los de papel.  Esta tendencia seguirá creciendo debido a que ahora un autor no tiene que ir a través de una industria de libros. Solo termina su libro y lo publica por Amazon como autor independiente de una manera fácil y eficiente. El libro se pone a la disposición del mundo entero una vez que lo publica por Amazon Kindle.

 

Esto es una gran ventaja para los estudiantes e investigadores que necesitan la información más reciente para resolver un problema. Solo tienen que hacer una búsqueda por Google y aparecen miles de libros con autores de todas partes del mundo para ayudarle con la información requerida.

 

La realidad todavía es que los padres de los estudiantes prefieren los libros de papel versus los digitales. Esto se entiende debido a que los padres fueron educados usando el producto de papel debido a que no existían los aparatos tecnológicos ni los libros electrónicos interactivos con multimedia.  Estos son los mismos padres que se quejan del calentamiento global pero no se dan cuenta que el papel viene de los árboles que se cortan a diario. También debemos recordar que el papel y la tinta se ponen más caros cada día.

 

El libro digital está disponible todo el tiempo por un medio electrónico. El libro de papel hay que esperar que la biblioteca lo compre y lo tenga disponible. Las bibliotecas escolares deben transformarse en centros de producción de libros electrónicos y proyectos donde todos podamos intercambiar información y colaborar con la producción de libros nuevos.

 

¿Y que hacemos con los 1500 bibliotecarios que tenemos en las bibliotecas de Puerto Rico? Simplemente podemos enviarlos al salón de clase como estimulador y motivador del aprendizaje donde promuevan la producción de proyectos de todas las materias y sirvan de guía para los estudiantes y maestros. Definitivamente deben salir de la biblioteca almacén de libros viejos para ayudar a que los estudiantes de Puerto Rico se conecten con el mundo.

Share