La tecnología electoral fortalece la democracia: casos de éxito pueden ser aprovechados en futuras elecciones

0
329

En septiembre de 2014, el 10% de ecuatorianos sufragó a través de un sistema electrónico. Esta modalidad de votación tuvo lugar en Santo Domingo de los Tsáchilas, y fue un probado caso de éxito que demostró la funcionalidad y organización de procesos electorales mediados por la tecnología

Quito, Ecuador.- En un entorno donde la tecnología abarca todos los ámbitos de la sociedad, incorporar soluciones innovadoras en las elecciones se ha convertido en una tendencia global, que busca modernizar y garantizar la transparencia de los procesos democráticos. Expertos en democracia como Paul DeGregorio, ex presidente de la Comisión de Asistencia Electoral de los Estados Unidos, señala que la implementación exitosa de tecnologías electorales en países como Brasil, Estonia e India da cuenta de que la inversión sensata en tecnologías probadas y bien diseñadas permite entregar resultados inmediatos, garantizar la transparencia del proceso y promover mayor participación ciudadana.

Caso: Santo Domingo de los Tsáchilas

Ecuador, según apuntan los vocales transitorios del Concejo Nacional Electoral (CNE), se prepara cada vez más para la adopción de nuevas tecnologías que le permitan proteger sus elecciones y lidiar eficientemente con temas que van desde la suplantación de identidad hasta la publicación de resultados. El proyecto piloto de Voto Electrónico se implementó por primera vez en la historia electoral en las seccionales del 23 de febrero de 2014, en las provincias de Santo Domingo de los Tsáchilas y Azuay.

Las elecciones seccionales en Santo Domingo de los Tsáchilas emplearon 1.121 máquinas de votación desplegadas en 53 recintos electorales, incluido el Centro de Rehabilitación Social de la provincia. La participación en estos comicios fue del 79% y la gran mayoría de la población pudo familiarizarse fácilmente con esta nueva forma de ejercer la democracia.

En la provincia Tsáchila, los votantes recibieron comprobantes de voto, para garantizar el almacenamiento seguro de la información. Esta modalidad permitió a los veedores de organizaciones sociales y partidos políticos auditar los sistemas informáticos conjuntamente con los representantes de las universidades locales, colegios profesionales, y delegados técnicos de agrupaciones políticas.

Las máquinas empleadas en esta elección fueron las SAES-3376, para la votación, escrutinio y transmisión de resultados. Además, pueden funcionar aun cuando el recinto electoral no cuente con energía eléctrica, debido a que contienen una batería incorporada.

Ventajas de la tecnología electoral

Expertos señalan que innovar tecnológicamente en materia electoral es fundamental para garantizar transparencia e institucionalidad de los procesos, ya que no solo clarifica los resultados, sino que reduce costos y promueve la participación de sectores tradicionalmente excluidos (discapacitados, migrantes) de los comicios.

Leonardo Valdés Zurita, ex presidente del Instituto Federal Electoral en México (IFM) y observador electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), considera que es imprescindible modernizar el sistema electoral para brindar una mejor experiencia a los votantes. “Los nuevos sistemas de escrutinio electrónico permiten incorporar la imagen de las actas (digitalizadas) que a mano elaboraron los funcionarios de casilla. Muchos países adoptan tecnología que permita un escrutinio preliminar rápido; o adoptan sistemas de votación con comprobante impreso del voto. Esto sirve en caso de que alguno de los contendientes exija un recuento manual. De tal manera, que la tecnología ha ido avanzando no solo para ofrecer garantías al ciudadano, sino para proporcionar al conjunto de la sociedad resultados rápidos y auditables”, apunta Valdés.

En el caso específico del Ecuador, entre las ventajas que ofrecería implementar voto electrónico figura la imposibilidad de alterar resultados, ya que la seguridad se incrementa entre 10 y 1.000 veces dependiendo del nivel de automatización. Además, se pudieran obtener resultados oficiales a pocos minutos luego del cierre de la votación (en comparación con resultados preliminares basados en conteos rápidos o encuestas a pie de urna). En Santo Domingo de los Tsáchilas, por ejemplo, las autoridades electas fueron anunciadas en menos de una hora.