La seguridad de las frutas y verduras

0
1625

Alimentarse con una gran cantidad de frutas y verduras proporciona importantes beneficios para la salud, pero es importante que las seleccione y prepare de manera segura.

Las frutas y las verduras aportan nutrientes a su alimentación que ayudan a proteger contra la enfermedad cardíaca,* el accidente cerebrovascular* y algunos tipos de cáncer. Además, escoger verduras, frutas, frutos secos y otros productos agrícolas frescos en lugar de alimentos de alto contenido calórico puede ayudarlo a cuidar su peso.

Sin embargo, a veces las frutas y las verduras crudas contienen microbios dañinos como Salmonella,*E. coli* y Listeria que pueden hacer que usted y su familia se enfermen. En los Estados Unidos, cerca de la mitad de las enfermedades transmitidas por los alimentos son causadas por microbios en productos agrícolas frescos.

Los productos frescos más seguros son los que se hayan cocinado, seguidos por los que se hayan lavado. Disfrute las frutas y las verduras crudas tomando medidas para evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos, también conocidas como intoxicaciones alimentarias.

En la tienda de alimentos o el mercado:

  • Escoja productos frescos que no estén magullados ni dañados.
  • Mantenga frías las frutas y verduras precortadas al escoger las que estén refrigeradas o estén en hielo.
  • Separe las frutas y verduras de la carne, las aves y los mariscos crudos cuando las ponga en el carrito y las embolse.

 

En su casa:

  • Lávese las manos, lave los utensilios de cocina y limpie las superficies donde se preparan los alimentos (incluidas las tablas para cortar y los mesones) antes y después de preparar frutas y verduras.
  • Lave las frutas y verduras* antes de comerlas, cortarlas o cocinarlas, a menos que el paquete diga que ya fueron lavadas.
    • Lave o restriegue todas las frutas y verduras bajo agua corriente —incluso si no planea comer la cáscara— para que la suciedad y los microbios no pasen de la superficie al interior cuando las corte.
    • Corte y deseche las partes de las frutas y verduras que estén dañadas o magulladas antes de prepararlas o comerlas.
    • Seque las frutas y verduras con una toalla de papel limpia.
  • Mantenga las frutas y verduras separadas de los alimentos crudos de fuente animal, como la carne, las aves y los mariscos.
  • Refrigere las frutas y verduras que haya cortado, pelado o cocido dentro de las 2 horas (o 1 hora si la temperatura exterior es de 90 °F o superior). Enfríelas a una temperatura de 40 °F o menos dentro de un envase limpio.

 

Grupos de personas con mayor probabilidad de tener una intoxicación alimentaria

Cualquier persona puede contraer una enfermedad transmitida por los alimentos, pero las que pertenecen a ciertos grupos tienen más probabilidades de enfermarse y de que su enfermedad sea más grave. Estos grupos son:

  • Niños pequeños
  • Mujeres embarazadas
  • Adultos de 65 años de edad y mayores
  • Personas con el sistema inmunitario debilitado

Si usted o alguien a quien cuida tiene mayor probabilidad de contraer una enfermedad transmitida por los alimentos, es especialmente importante que tome medidas para prevenirlo.